¿Al psicólogo? ¡Solo van los locos! Casaleiz Psicólogo Málaga

¿Cuántos han escuchado alguna vez esta frase? No es necesario formar parte del escenario profesional para escucharlo, pero es solo uno de los muchos prejuicios que giran en torno a la figura del psicólogo.
El psicólogo a veces es visto como una especie de figura misteriosa alejada de su propio mundo porque: “¡No estoy loco, soy normal!”.

Pero, ¿quiénes son los “locos”?

Empecemos por decir que la normalidad puede considerarse un concepto relativo, una especie de etiqueta impuesta por la sociedad, pero que no tiene valor científico. Estamos acostumbrados a juzgar como “loco” a todo aquel que no respeta los cánones que nos impone nuestra sociedad y cultura, quien hace o dice cosas que no sentimos como pertenecientes a nuestro mundo, de esta forma movemos los problemas fuera de nosotros, “son Locos y hay que tratarlos, estoy bien ”.
Este y otros prejuicios hacen que, antes de llegar al consultorio del psicólogo, las personas prueben las formas más dispares de lidiar con su malestar, postergando las cosas el mayor tiempo posible. Este comportamiento solo agrava las dificultades y hace que las personas acudan a terapia cuando se sienten exhaustas.

¿Cuáles son las resistencias más habituales?

La persona que se da cuenta de que tiene dolor, quizás en un estado de ansiedad o depresión, a menudo tiende a subestimar la importancia del problema. La persona cree que puede continuar con su vida, sus compromisos apretando los dientes, a la larga este esfuerzo, sin embargo, se ve reflejado en todos los ámbitos de la vida, desde el laboral hasta el emocional y personal. La “carga” que arrastra la persona le quita energía para dedicarla a hacer lo mejor, para sí mismo y para los demás.
En primer lugar, se hace espacio al preconcepto según el cual “la psicología es para los locos”: esto sucede porque nuestra cultura aún está marcada por prejuicios sobre la salud mental y el bienestar y la persona tiene miedo de ser juzgada negativamente por quienes la rodean que pueden saber que está en terapia. Por el contrario, se debe enfatizar cómo la persona que elige cuidarse a sí misma no solo es valiente sino también capaz de querer mejorar su condición de vida y superarse a sí misma.
Otro “obstáculo” que la gente tiene que superar para acercarse a la profesión de psicólogo, es aquel según el cual “la terapia es cosa de ricos, no me la puedo permitir”: el aspecto económico es sin duda parte de un plan real que no se debe subestimar, por otro lado es igualmente cierto que los servicios psicológicos y psicoterapéuticos no tienen costos tan diferentes a los de otros servicios del sector salud, y cómo esta motivación también puede ocultar aspectos de resistencias que tienen que ver con más complejos de “costo per se”.

El pre-concepto que se basa en el orgullo de la persona y que limita las posibilidades es el de “quiero hacerlo solo”: de hecho, a menudo se podría pensar que quien pide ayuda puede ser “débil”, que tiene poca fuerza de voluntad. Por el contrario, la persona que acude al psicólogo reconoce sus limitaciones y trata de superar sus dificultades emprendiendo un viaje dentro de sí mismo, en el que el profesional lo acompaña, facilitando el proceso de autorrealización y la consecución de una mejor condición de bienestar subjetivo.

Luego están los prejuicios que se refieren al propio terapeuta, existe el miedo a ser víctima de un “lavado de cerebro” y / o de “contar los hechos a un extraño”. En este sentido, te recordamos como todo psicólogo está obligado a conocer y aplicar las normas contenidas en el Código Ético, la referencia en este caso es al artículo no. 40 que regula el secreto profesional y, según el cual, lo que se diga en el despacho del profesional no podrá salir de ese lugar, de lo contrario será excluido del registro profesional.

También queremos resaltar cómo muchos de estos prejuicios, miedos y mistificaciones de la figura del psicólogo, o en todo caso de la psicología en general, son el resultado de la falta de información que está presente en el sistema nacional de salud, así como entre las figuras de los profesionales que se ocupan de salud psicofísica, que muchas veces no conocen algunos trastornos, los subestiman o no saben a quién acudir, para abordar problemas psicológicos. La falta de información y desinformación, fenómeno aún más preocupante, también lo llevan a cabo los principales medios como el cine, la televisión y la literatura que han contribuido a crear en el imaginario colectivo figuras de psicólogos “psiquiatras”, dedicados únicamente a la ganancia y manipulación de la mente de otros.

Finalmente, sobre todo en los últimos años, existe una difusión de información a través de las redes sociales e internet, este fenómeno tiene pros y contras a considerar. Entre las ventajas está la mayor difusión y el intercambio de problemas psicológicos y esto hace que pedir apoyo para el propio malestar sea “menos aterrador”. Entre las desventajas está que esto a veces lleva a las personas a confiar en cifras que quizás brinden respuestas, consejos y apoyo demasiado breves e inmediatos con respecto a problemas que requerirían un entorno de atención adecuado, esto podría representar otra forma de evitar la relación “vis a vis”, con todas las implicaciones que se pueden derivar de ella en términos de implicación y posicionamiento respecto a uno mismo, las propias dificultades y el otro al que se dirige.

Casaleiz Psicología

Don Cristian 19,4º B

Málaga