Denunciada una residencia canina en Málaga y a varios propietarios de perros por el mal cuidado

0

Efectivos del Grupo de Protección de la Naturaleza (Grupona) de la Policía Local de Málaga, a instancias de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga, han inspeccionado una residencia canina y denunciado al titular de la misma por la comisión de varias infracciones relacionadas con las condiciones en las que se encontraban las instalaciones, así como algunos de los perros albergados en ellas.

La investigación se ha llevado a cabo en las últimas semanas, cuando, al proceder a inspeccionar la residencia, situada en el distrito de Campanillas, con un total de 16 perreras y zona de esparcimiento que era utilizada mayoritariamente por cazadores, los policías locales del Grupona detectaron diversas infracciones.

Entre ellas, han precisado desde la Policía Local en un comunicado, no tener actualizado el libro de registro ni control alguno de entrada y salida al establecimiento, así como deficiencias estructurales como la entrada de lluvia en algunas de las perreras, no disponer de la obligatoria zona de aislamiento para animales enfermos o la falta de luminosidad adecuada.

Los agentes se percataron también de que los perros estaban encerrados con candado, careciendo el responsable del local de la gran mayoría de las llaves para acceder al interior de los habitáculos, ya que solo las tenían los propietarios, no teniendo tampoco el establecimiento ningún tipo de control al respecto.

Los policías locales contabilizaron un total de 80 perros albergados en las 16 perreras, llevando a cabo las comprobaciones oportunas para identificar a los propietarios que las tenían arrendadas, dándole prioridad a aquellas en las que se había detectado algún tipo de irregularidad, todo ello con la dificultad de que no se contaba con el libro de registro actualizado, han manifestado.

Si bien en algunos casos tanto los animales como su documentación se encontraban en regla, un gran número de propietarios de animales fueron denunciados por diversas causas, entre los que se encontraban aquellos que los mantenían en condiciones de movilidad deplorables: cuatro en jaulas de medio metro cuadrado y otros 18 atados con cadenas de escasos 50 centímetros, de los que una decena habitaban una perrera de unos seis metros cuadrados.

Entre otras cuestiones, los policías locales también sancionaron al propietario de un perro albergado con exceso de excrementos en la perrera y a otro por mantenerlo en condiciones de escasa luminosidad.
Asimismo, un total de siete propietarios han sido denunciados por no tener actualizado el registro municipal de animales de compañía, llegando alguno a tener más de 20 perros de alta cuando solo poseía cinco.

Entre las infracciones detectadas están carecer de autorización municipal para residencia canina y núcleo zoológico; no contar con medios adecuados para observar animales enfermos o sospechosos de tener enfermedades contagiosas; no tener un programa de higiene y profilaxis; carecer de personal suficiente con los conocimientos necesarios para el cuidado de los animales; no disponer del registro de los animales alojados en el centro y no tener un control veterinario de los animales residentes o que ingresan, respecto a identificación, vacunación y cumplimiento de la normativa, etcétera.