Cómo afrontar la Navidad con la ausencia: el duelo en Navidad

0
duelo navidad psicólogos malaga

Las fiestas navideñas se relacionan con reuniones familiares y tiempo libre para hacer planes juntos. Justamente por este motivo son fechas complicadas para quienes han perdido una persona importante en sus vidas, especialmente si esta pérdida es reciente. Ana Claudia Alda, psicóloga sanitaria del gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu nos cuenta cómo afrontar la Navidad cuando estamos pasando por un proceso de duelo.

¿Cómo afecta la Navidad al duelo por una persona querida?

La Navidad suele estar asociada a emociones agradables como la ilusión o la alegría. Sin embargo, la persona inmersa en un proceso de duelo reciente no la vive de esta manera. Se convierten en fechas en las que aparece la tristeza y el dolor por la ausencia de la persona querida, comenta Ana Claudia. Esta emocionalidad desagradable entra en conflicto con lo que la sociedad parece que exige en estas fechas. A veces, puede que la persona no sepa qué hacer o se cuestione si lo que siente o hace está correcto o no debido a las circunstancias que vive.

“La primera Navidad suele ser la más difícil. De hecho, el primer año de pérdida es el más duro ya que es el año de las primeras veces: primera Navidad, cumpleaños, vacaciones, etc.”, apunta Ana Claudia. En los siguientes años, la intensidad de estas emociones disminuye.

Según señala la psicóloga del gabinete malagueño, existen conductas que no favorecen a que se procese la pérdida y que el duelo se alargue más en el tiempo. Dejar de asistir a celebraciones familiares típicas de Navidad puede ser un ejemplo. En ocasiones, las personas optan por evitar las reuniones como una forma de evitar sentirse mal. Saben que serán situaciones duras y difíciles, que les traerá recuerdos y les moverá muchos sentimientos, de forma que prefieren no acudir para nos sentirse así. Además, el ambiente navideño (decoraciones, villancicos en centros comerciales, …) hacen muy difícil intentar pasar por estas fechas como por otra cualquiera sin especial importancia. Todo esto genera que la persona únicamente se centre en evitar sentirse mal y se convierta en una lucha continua probablemente perdida.

Consejos para afrontar la Navidad durante el proceso de duelo.

Desde el gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu, ofrecen consejos para afrontar esta situación que a veces se torna tan difícil.

  • Expresa tus emociones y respétalas. Escuchar nuestras emociones y entender por qué están ahí. Comprenderlas y aceptarlas. Si, además, tienes apoyo familiar, hablar de cómo nos sentimos puede ayudar en la gestión emocional.
  • Simbolizar a la persona querida. Incluir en las celebraciones algún símbolo que recuerde a la persona ausente: fotos, canciones que solía cantar, velas, … Provocará emociones muy diversas entre los asistentes y todas son aptas y respetadas. Facilitará la expresión de las emociones de los asistentes ante esta situación.
  • Libertad de elección. No todas las navidades tienen que ser iguales. Por tanto, esta tampoco tendrá que ser igual o parecida a las anteriores. Buscar nuevas actividades o tradiciones que a la persona que sufre el duelo le apetezca hacer. Es decir, que tenga la libertad para decidir cómo y de qué forma va a pasar su tiempo estas navidades.
  • No aislarse socialmente. “En situaciones como esta, es muy importante el apoyo emocional de los familiares más cercanos. Si la persona se aísla y deja de tener contacto con ellos, difícilmente podrá percibir dicho apoyo”, comenta la psicóloga malagueña.
  • Dedica tiempo para gestionar el estrés. Realizar actividades que normalmente nos ayude a gestionar el estrés: caminar, hacer deporte, escuchar música, preparar un baño, ver una película, … Darse un respiro en medio de la montaña rusa de emociones.

Si la persona que padece el duelo considera que está teniendo grandes dificultades, lo ideal es acudir a un profesional de la Psicología para que le acompañe y le ayude en la gestión de esta situación. Desde Psicólogos Málaga PsicoAbreu, resaltan que la terapia en muchas ocasiones es necesaria, especialmente si tras varios años las emociones siguen apareciendo con la misma intensidad.