Una hoja de ruta

0

Cada fin de año, nos hacemos una lista de buenos propósitos,
cambios que queremos realizar, para cumplirlos en el nuevo
año. Pero ¿cuántas de estas iniciativas se cumplen?.
Cuando los proyectos abandonados, superar los realizados,
suele deberse a dos causas: o nos trazamos objetivos poco
realistas, o hemos adquirido el mal hábito de posponer.
El mundo está lleno de personas que se disponen a iniciar
una dieta, o que tienen la intención de acudir al gimnasio
que están pagando para nada, encontrando mil escusas
para justificarse, pues creen que acabarán haciendo eso
que postergan sin cesar.Tratan de convencerse, de que el
retraso es una excepción, cuando en realidad, se ha
convertido en una regla. Las personas que posponen por
sistema padecen un síndrome de “autoduda”, no confían
en sus posibilidades.La solución está, en reconocer el
problema elaborando un plan de acción que sea realista.
Este pequeño paso, bastará para acabar con la autoduda
y la ansiedad que nos produce posponer la vida que
deseamos.