Psicólogos en Málaga resaltan el poder de la empatía

0

El poder de la empatía

La empatía es entendida comúnmente como la habilidad de ponerse en el lugar del otro. La empatía se define como la capacidad para sintonizar y comprender las reacciones emocionales. Tanto de uno mismo como de los demás. Es decir, la potencialidad del ser humano para comprender el estado emocional y consecuencias de una situación.

La empatía nos ayuda a observar las reacciones de los demás sin juzgarlas. No consiste en incrementar la intensidad emocional, todo lo contrario. Favorece la comprensión de las reacciones en su contexto, de esta forma potencia la capacidad resolutiva del ser humano, según afirma Paula Castrillo, Psicóloga colaboradora en el gabinete de Psicología en el centro de Málaga PsicoAbreu.

Inteligencia emocional, empatía y autoestima.

Entendemos el mundo y las situaciones que atravesamos a través de esquemas cognitivos y constructos mentales donde intervienen también las emociones.

La inteligencia emocional supone un conjunto de habilidades para reconocer, comprender y gestionar el mundo emocional. Comienza por el proceso de reconocer las propias emociones. Y se amplía hasta el reconocimiento de las emociones de los demás.
Inevitablemente, la empatía influye en la calidad de las relaciones que mantenemos. En un movimiento de ida y vuelta, ya que a mayor satisfacción en nuestras relaciones, mejor será nuestra autoestima.

 

Empatía y dolor psíquico

Como indican psicólogos en Málaga, cuando atravesamos un momento difícil, estrés, o situaciones que nos generan inestabilidad, es habitual que nuestra capacidad empática disminuya. Cuando atravesamos determinados estados emocionales intensos nuestra capacidad reflexiva se ve afectada. 

El pensamiento, por lógico que pueda parecer, supone una construcción de la realidad influida por nuestro estado emocional. El conocimiento de uno mismo nos ayuda a reconocer las emociones con mayor facilidad y tomar decisiones en base a nuestros objetivos vitales.

 

Empatía y juicios

Un estudio de la Universidad de Córdoba demuestra la relación indirecta entre la empatía y el desarrollo de prejuicios. Según los autores, la empatía influye de forma indirecta a través de la propia personalidad y las actitudes, particularmente mediante la apertura a la experiencia y la actitud relacionada con la defensa de la estabilidad social.

 

Y es que, a medida que vivimos diferentes experiencias, acumulamos nueva información acerca del comportamiento humano. El conocimiento siempre es enriquecedor, sin embargo la experiencia tiene el potencial de asimilar y dar sentido a la información, afirma la psicóloga en Málaga.

El ensimismamiento nos impide conectar con los estados emocionales de los demás y circunstancias que nos rodean. Suponiendo un empobrecimiento en nuestra satisfacción con la vida. La empatía fomenta la cooperación y el desarrollo de proyectos compartidos. Enriquece nuestra visión del mundo y nos fortalece, ya que supone una herramienta para desenvolvernos, acompañándonos en nuestro proceso particular de crecimiento personal.

 

Y usted, ¿pone en práctica su capacidad empática?