Se detectan 6 casos de sarna en una residencia de mayores de El Palo

0
Residencia personas mayores

La Junta de Andalucía afirma que se los afectados se encuentran “en tratamiento y con protocolo de Salud aplicado”. Este mismo centro registró casos de esta enfermedad hace un año

Un total de seis casos de sarna, han sido detectados en una residencia de ancianos en Málaga capital, según han informado fuentes del Gobierno andaluz, que han precisado, no obstante, que los citados casos están controlados.

Según ha podido saber EL MUNDO, todos los afectados están siendo tratados por los servicios sanitarios del centro, que a finales de la pasada semana se percataron de la magnitud del brote al ver cómo iban sucediéndose los posibles contagios.

Los seis casos que constan de esta enfermedad de la piel contagiosa se encuentran controlados, según han reiterado desde el Gobierno andaluz.

No obstante, según el diario, la cifra de internos y trabajadores que están siendo medicados oscilaría entre los 15 y 20, ya que serían los compañeros de habitaciones y personal de contacto de los casos confirmados.

Reseñamos que ya había aparecido la sarna con anterioridad en esta residencia, concretamente en marzo de 2019 cuando también se denunció ante la Inspección de Trabajo un brote de sarna en la residencia que afectó al menos a dos trabajadores y dos internos.

La sarna es una enfermedad de la piel es muy contagiosa. Provocada por el ácaro Sarcoptes scabiei, se manifiesta en forma de erupciones que pican mucho. Sus efectos se pueden prolongar semanas después de iniciarse el tratamiento, que suele ser la aplicación de una crema antiparasitaria.

Los enfermos están siendo tratados con Sarcop y criticaron que los responsables del centro no hayan tomado medidas que evitasen los contagios cuando se detectó el primer caso.

Una persona vinculada a la residencia ha criticado una supuesta falta de medios de protección que considera que ha sido otro factor clave para la propagación de la enfermedad. “No contamos con batas de protección y tenemos que improvisar”, se quejó, para añadir que “no pueden decir que esto sea algo novedoso para los responsables de la residencia”.