Iglesias alaba a Sánchez por recoger el debate sobre la monarquía que preocupa a la sociedad

0

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, dictaminó este viernes que el Ejecutivo no puede “ser ajeno a los debates que preocupan a su pueblo”, en alusión al de la monarquía, y alabó al presidente, Pedro Sánchez, por el “cambio valiente” que ha demostrado en su posición respecto a anteriores mandatarios, pero a la vez asumió que la correlación de fuerzas y los procedimientos establecidos por el ordenamiento jurídico hacen que dicho debate “difícilmente pueda traducirse en cambios a corto plazo”.

Iglesias publicó un texto en su página de Facebook en el que dio continuidad a la posición que anoche divulgaron fuentes de Unidas Podemos sobre los últimos “escándalos” que se van conociendo de las actividades económicas del Rey emérito, que para el grupo parlamentario también “ponen en cuestión” a su hijo Felipe y “abren un debate sobre la utilidad de la monarquía“.

En su escrito, el vicepresidente comienza constatando que Sánchez, al reconocer que esa informaciones sobre el Rey emérito son “inquietantes” y abrirse a modificar la figura de la inviolabilidad y el aforamiento del jefe del Estado, “ha manifestado una posición respecto a los escándalos que afectan a la monarquía española que supone una novedad muy importante respecto a la posición que tradicionalmente han adoptado los líderes del PSOE y los presidentes del Gobierno de España sobre la Corona y que creo que hay que poner en valor por su valentía y su sentido de Estado”.

“La responsabilidad de Estado no solo debe mirar al pasado sino también al futuro, y el presidente demuestra con su reflexión su compromiso con un futuro mejor para España”, elogió para a continuación deducir que “con sus palabras, el presidente está señalando algo evidente: crece en la sociedad española un debate sobre la utilidad de la monarquía”.

Iglesias, por el contrario, discrepó implícitamente del intento de Sánchez de subrayar que el rey Felipe está “marcando distancias” respecto a las andanzas de su padre. Aunque el vicepresidente admitió “esa voluntad de alejamiento revelaba sensatez por parte del jefe del Estado”, por ejemplo renunciando a heredar el montante de las cuentas suizas, en su opinión “resulta complicado desvincular los presuntos delitos cometidos por Juan Carlos I de su condición de rey, que ostentó durante 40 años; y resulta complicado también ignorar que la monarquía es una institución hereditaria en la que la legitimidad descansa precisamente en la filiación”.

Después de esta reflexión teórica, Iglesias pasa a reconocer sus limitaciones prácticas: “A nadie se le escapa que la actual correlación de fuerzas en la política española y los procedimientos que fija nuestro ordenamiento jurídico hacen que un debate de esta naturaleza difícilmente pueda traducirse en cambios a corto plazo en nuestro sistema político. Unidas Podemos está comprometido con la Ley aunque algunas leyes no nos gusten y trabajemos para cambiarlas democráticamente”.

“Pero eso no significa que un Gobierno democrático pueda ser ajeno a los debates que preocupan a su pueblo, un pueblo que ya no está dispuesto a tolerar ni ciertos privilegios, ni la corrupción ni la impunidad. Nuestra obligación como Gobierno siempre debe ser escuchar a la sociedad”, concluye el vicepresidente del Ejecutivo.
(prensaldia.com)