Tres caminos con sentido

0

Si nos concentramos, en como haya el sentido el ser

humano de la calle, nos daremos cuenta, de que existen

tres caminos que nos conducen a darle sentido a la vida:

primero cumpliendo un deber o creando un trabajo;

segundo, experimentando algo o encontrando a alguien;

en otras palabras, se puede hallar un sentido no sólo en

en trabajo, también en el amor. Pero el más importante

es el tercer camino: cuando nos enfrentamos a un destino

que no podemos cambiar, estamos llamados a dar lo

mejor de nosotros mismos, creciendo más allá. En una

palabra, a través de la transformación nuestra. Esto es

válido indistintamente, para los tres componentes de la

triada clásica – dolor, culpa y muerte – ,en la medida en

que consigamos convertir el sufrimiento en un éxito, y

en un logro humano, extraer de la culpa la oportunidad

para cambiar a mejor, y ver en el transitar de la vida,

un incentivo para emprender una acción responsable.