Libertad

0

Alimenta tu libertad, olvida los malos momentos, y
ve a tus deseos desde el cansancio.
Si entregas tu libertad, pierdes tus años blancos
y limpios, y aquellos buenos momentos en los que
solías disfrutarlos.
Es bueno sentir, como sientes caer el agua de la
lluvia sobre tu cara, como siente la rama diminuta,
el peso del gorrión que se posa en ella con la finalidad
de recuperar fuerzas del prolongado vuelo.

Tan solo es suficiente una mirada sincera amorosa
y un deseo, para avivar o alentar la esperanza que
permanece dormida.
Es bueno olvidar la angustia, pues ella, se abre
paso en las entrañas, evitando que afloren esos
sueños que son tan necesarios…
¡Demos vía libre a la libertad para que podamos
sentirnos realizados!!.