- Publicidad -
Inicio Sociedad Salud ¿Qué son esos hilos que flotan en la Kombucha?

¿Qué son esos hilos que flotan en la Kombucha?

0

Si estás leyendo este artículo es bastante probable que ya sepas que la Kombucha es una bebida muy saludable con un sabor un tanto particular que muchos adoran, pero que otros tantos pueden detestar, sobre todo cuando comienzan a tomarla.

Además, su aspecto y su tacto, en ocasiones, tampoco puede que sea el más agradable. A veces espeso, a veces fibroso, y donde se pueden ver como unos filos hilos marrones mezclados con el líquido. ¿Qué son esos trozos que flotan y son tan buenos para la salud? ¿Es recomendable beberse toda la botella o hay que dejar esos trocitos gelatinosos en el fondo de la botella o del vaso?

No te preocupes. Tanto si es la primera vez que te has decidido a tomar Kombucha como si la bebes con regularidad, debes saber que incluso los consumidores de Kombucha más acérrimos se han parado alguna vez al ver esos pedacitos flotando. Te explicaremos de donde salen y por qué no debes dejarlos atrás.

El proceso de fabricación de la Kombucha

La Kombucha de té verde o negro es una bebida fermentada a partir de compuesto simbiótico de bacterias y levaduras llamado SCOBY (abreviatura de «Symbiotic Culture of Bacteria and Yeast») que tiene un aspecto gelatinoso. Una vez que este se mezcla con el té azucarado, una acción química, la cual se prolonga durante, al menos, una semana, da lugar a una bebida burbujeante y de sabor bastante característico.

En muchas ocasiones, este proceso deja ciertos restos en el producto final en forma de materia flotante o hebras, las cuales son una garantía explícita de que se trata de un producto natural, de fabricación artesanal y que no ha sido sometido a procesos químicos ni a filtrado. El resultado es una bebida única por sus contenido y sus cualidades.

- Publicidad -

A medida que la mezcla madura, el sabor de la Kombucha puede variar de dulce a ácido, dependiendo de los ingredientes extra utilizados en su preparación. Por eso es posible encontrar un amplio abanico de sabores, colores y variedades de Kombucha en el mercado. Utilizando diferentes variedades de tés y edulcorantes naturales, como frutas o vegetales, los fabricantes consiguen una gran variedad de Kombuchas, tantas que es fácil encontrar alguna para cualquier gusto, por muy particular que sea.

Frescura, naturalidad y salud

Aunque, en un primer momento, las hebras de SCOBY puedan ser algo desagradables de ver, son en realidad una garantía de la frescura de este refresco.

Que una bebida contenga “tropezones” no es casi nunca algo ideal, pero la realidad es que, los que contiene la Kombucha, no sólo son inofensivos, sino que también son saludables, pues contienen una enorme cantidad de probióticos.

Estos trocitos servirán para que la Kombucha tenga aún mayor salubridad y sea más beneficiosa para el tránsito intestinal, pues añadirá una gran cantidad de hongos y bacterias buenas a tu flora intestinal.

Sin embargo, ten cuidado con cualquier resto mohoso o verde. Si ves algo que se parece al moho flotando en la parte superior de tu vaso o si la Kombucha huele a vinagre no la tomes. Esto puede pasar en Kombuchas caseras que no se han elaborado adecuadamente y cuya fermentación no se ha controlado de la forma correcta, pero es prácticamente imposible que te suceda con Kombucha embotellada y comprada en una tienda, especialmente si es de una marca de confianza.

Ahora que sabes que los hilos flotantes son, de hecho, un subproducto natural de la Kombucha, convéncete para probarla si todavía no lo has hecho. Si a pesar de lo explicado, no te atreves a ingerir los trozos más grandes, siempre puedes utilizar un colador para eliminarlos y disfrutar de un refrescante vaso de Kombucha. Realmente merece la pena.

- Publicidad -

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil