El diálogo intercultural: ¿es un diálogo o monologo?

0

No cabe duda de que las guerras y los conflictos que vive el mundo hacen más que nunca una necesidad urgente del diálogo intercultural y, al mismo tiempo, nos hace preguntarnos si realmente tenemos un verdadero diálogo intercultural. A pesar de las numerosas instituciones interesadas en el tema, su papel sobre el terreno es limitado y esto se debe a varias razones, la más importante de ellas es que en muchas de estas instituciones este diálogo se convierte en un diálogo con uno mismo más que en un diálogo plural. A menudo, por ejemplo, estas instituciones en Occidente albergan personalidades árabes u orientales cuyo pensamiento es completamente occidental, yo no estoy en contra de que participen árabes u orientales con pensamiento occidental, entiendo que es lógico, pero si que me pregunto,¿cómo podemos llamar a un diálogo entre occidentales y árabes occidentalizados de cultura y pensamiento un diálogo entre culturas? Por supuesto, puedo entender que estas instituciones en Occidente aplauden a aquellos que abrazan su ideología entre los orientales, y comprendo perfectamente que los honren, lo mismo sucede en Oriente: Por ejemplo, cuando el intelectual francés Roger Garaudy abrazó el Islam, las instituciones culturales árabes lo celebraron como si al abrazar el Islam, la civilización árabe islámica hubiera logrado una victoria y demostrado su mérito.

Se pueden dar dos comportamientos similares ante dos escenas parecidas: una chica árabe morena de rasgos orientales, que cuenta su experiencia y sufrimiento en una sociedad conservadora y reaccionaria, y cómo finalmente pudo superar todas estas consecuencias y alcanzar el Occidente, el oasis de la libertad, la seguridad, la contraseña y el salvavidas, en presencia de una multitud de occidentales cuyos ojos se llenaron de miradas de admiración o incluso lágrimas de emoción hasta que la niña terminó su discurso y el salón estalló en aplausos.
Y otra escena de otra chica, pero aquí es una rubia, de rasgos europeos que cuenta a la audiencia su experiencia, siendo una chica occidental que ha estrechado su vida en Occidente, que estaba llena de materialismo, por lo que no encontró lo que ella quería excepto en el Islam, esta religión que llenaba su corazón con la espiritualidad que siempre extrañaba,y el público oriental aquí está como el de la primera escena, escuchando con satisfacción su historia y disfrutando de sus detalles.
Tengo la sensación de que estamos hablando del tema en un marco competitivo entre civilizaciones, y no quiero llamarlo conflictivo, que es lo que sin duda queremos evitar. La celebración de las instituciones culturales preocupadas por el diálogo de las culturas de Occidente y Oriente con quienes abrazan su ideología no puede llamarse de ninguna manera un diálogo, ya que el diálogo debe ser entre quienes tienen diferente forma de pensar. Y este diálogo debe existir entre aquellos que son capaces de representar los pensamientos de la mayoría de las personas en sus sociedades. Por lo que es, entre los verdaderos pensadores orientales y sus homólogos occidentales con la finalidad de cosechar los frutos de este diálogo y lograr el beneficio deseado de él.
Y aquí nos encontramos frente a las mismas preguntas: ¿Nos tomamos en serio la instauración de este diálogo? ¿Nos damos cuenta de su importancia? ¿Podemos entender su significado a partir del respeto a la diferencia y la diversidad? O ¿cada grupo sigue intentando demostrar que es el mejor? ¿Somos capaces de respetar las ideas con las que no estamos de acuerdo? O ¿todavía queremos ver la verdad desde un ángulo y rechazar otros ángulos?

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí