Remedio contra el insomnio: por qué el aceite de CBD puede garantizarnos un sueño placentero

El cannabidiol es una respuesta natural libre de los efectos secundarios que producen las “pastillas para dormir” de producción masiva. Apenas dos gotas por noche pueden contrarrestar las consecuencias del estrés y la ansiedad.

0

Cada vez son más las personas que acusan problemas para conciliar el sueño. Es el que estrés, la ansiedad, la extenuación física y el uso excesivo de dispositivos con pantallas son enemigos silenciosos para las recomendadas ocho horas de sueño. Y los analgésicos fabricados masivamente por las industrias farmacéuticas apenas se presentan como soluciones artificiales y pasajeras, capaces de generar un profundo malestar estomacal, además de otros efectos secundarios. En este sentido, el aceite de Cannabidiol (CBD) crece cada día como una respuesta natural y eficiente: un medio para reencontrarte con el descanso que tanto te mereces.

Si padeces dificultades para conciliar el sueño no te sientas aislado ni lo minimices, de hecho, es uno de los flagelos más presentes en la sociedad. En efecto, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), un 25-35% de la población adulta padece insomnio transitorio y entre un 10 y un 15% -lo que supone más de cuatro millones de adultos españoles- sufre de insomnio crónico.

Las consecuencias de la falta de sueño o del descanso interrumpido son múltiples y abarcan cansancio crónico hasta pérdidas de memoria. Puede afectar al rendimiento diario y producir déficits cognitivos y de memoria así como problemas de ansiedad y depresión, hipertensión, diabetes y obesidad. Además, entre otras variables, genera serios impedimentos para sostener la exigencia que nuestras responsabilidades emocionales, familiares y laborales nos exigen. La irritabilidad, la desgana y la falta de paciencia se convierten en escenarios frecuentes en nuestros días hasta el punto de afectar drásticamente nuestra personalidad.

En este sentido, el Dr. Hernando Pérez, coordinador del Grupo de Sueño de la SEN, asegura que “el insomnio es un problema de salud importante ya que, en su forma crónica, se ha asociado a una reducción en la calidad de vida, pero también al rendimiento diario, a déficits cognitivos y de memoria, a problemas de ansiedad y depresión, así como a problemas de hipertensión, diabetes, obesidad, con lo que eso supone para la salud y para la aparición de otras enfermedades”.

Pero no todas son noticias desalentadoras: dado el desarrollo científico en el análisis de los beneficios del cannabidiol en el cuerpo, actualmente es posible adquirir con facilidad y a precios accesibles aceite de cbd en línea para contrarrestar las dificultades para conciliar el descanso y alcanzar mayor equilibrio. El remedio para tu insomnio no es un ansiolítico ni otra pastilla, es natural y está a tu alcance a través de un clic.

¿Pero qué es el CBD?

El cannabidiol, mejor conocido, como CBD, es un fitocannabinoide presente de forma natural en la planta del cannabis. Por supuesto que no es el único, ya que existen más de 100 cannabinoides diferentes, incluyendo el famoso THC o Delta-9-Tetrahidrocannabinol. A diferencia del THC, el CBD no tiene efectos psicoactivos, sino que sus propiedades son empleadas específicamente con fines medicinales

En este orden, el aceite de CBD, que a menudo también se denomina aceite de cáñamo o aceite de cannabis (aunque técnicamente no son lo mismo), es uno de los productos más sencillos y aptos para el amplio consumo. Entre sus beneficios para el cuerpo se cuentan propiedades antieméticas, anticonvulsivas, analgésicas y antiinflamatorias. El cannabidiol es utilizando para el tratamiento de enfermedades y malestares de diferentes tipos y grados, tales como esclerosis múltiple, glaucoma, anorexia, epilepsia, insomnio, cáncer de mama y muchos otros.

En síntesis, las propiedades terapéuticas más importantes del CBD, demostradas con distinta calidad de evidencia son:

  • Antiinflamatorio
  • Analgésico
  • Neuroprotector
  • Anticonvulsivante
  • Antioxidante
  • Anti-náusea y antiemético
  • Antitumoral
  • Ansiolítico
  • Antipsicótico
  • Reductor de la apetencia por heroína, cocaína y alcohol
  • Inmuno-modulador

¿Es lo mismo CBD que THC? Te lo anticipo: ¡No! 

Generalmente se describe al cannabis como una droga blanda de efectos psicoactivos, es decir que se trata de una sustancia que al ser consumida puede modificar el estado cognitivo o nervioso de la persona. No obstante, esta creencia no es enteramente cierta, ya que todo depende de los compuestos específicos de la planta de cannabis que se consuman.

Entre los compuestos con efectos psicoativos que pueden producir alteraciones leves de la realidad y del estado de ánimo figuran el delta-9-THC, el CBN o cannabinol y el delta-8-THC, con diferentes concentraciones en la planta. Por el contrario, el CBD es un compuesto que actúa en el sistema nervioso central y, por lo tanto, tiene propiedades psicotrópicas, totalmente distintas al THC. Incluso, se podría decir que antagoniza con sus efectos.

Y es justamente el CBD la base de la producción del aceite empleado actualmente para contrarrestar el insomnio en miles de personas en España y alrededor del planeta. Su aplicación sobre cuadros de ansiedad, malestares, enfermedades y acciones terapéuticas cada vez es más amplia dado que su ingesta genera efectos secundarios muy leves y es ampliamente bien tolerado por los consumidores.

De hecho, la propia Organización Mundial por la Salud recomendó en 2019 retirar al cannabis y a la resina de cannabis de la Lista IV de la Convención Única sobre Estupefacientes. El informe, resultado de una reunión del Comité de Expertos en Farmacodependencia (ECDD, por su siglas en inglés) entre el 12 y el 16 de noviembre de 2018, avaló el “potencial terapéutico” de los preparados de cannabis para el tratamiento del dolor y otras afecciones médicas como la epilepsia y la espasticidad asociadas con la esclerosis múltiple.

Dos gotas antes de dormir

Una de las preguntas más frecuentes cuando se habla del aceite de CBD es cuánto demora en hacer efecto sobre el cuerpo y propiciarnos ese ansiado relajamiento que esperamos para poder conciliar el sueño. No existe una única respuesta, ya que cada organismo puede exigir una dosificación distinta, pero regularmente se recomienda el consumo de dos gotas debajo de la lengua.

El insomnio es uno de los traumas endémicos de nuestra generación. Como sabemos, las pantallas, la hiperactividad, el consumo de cafeína y, a menudo, la ansiedad forman parte indelegable de nuestra rutina. La cura es progresiva y exige compromiso: además de la ingesta del aceite de CBD, se recomienda dinamizar el ejercicio físico y sostener una dieta saludable que no abuse de alimentos con altos contenidos en grasas.

No existe una única causa para el insomnio, aunque sus tasas de crecimiento en la sociedad española y en varios países de Europa y América dan cuenta que distintos hábitos de nuestra rutina diaria pueden propiciarlo. Y así como no existe una única razón para su aparición, la cura tampoco es mágica: requiere un paulatino cambio de costumbres y el consumo de remedios libres de aditivos artificiales. El aceite de CBD es una nuestro primer paso hacia un sueño placentero.