Los nuevos brotes en Málaga están controlados y en fase de investigación

0

Muy pendientes de los brotes de coronavirus que siguen apareciendo en la provincia, que ya suma seis, con 143 personas afectadas.

Uno de los últimos en sumarse a la lista ha sido el detectado en el colegio mayor Arunda, en la barriada de La Paz. Allí permanecen en cuarentena siete personas, entre ellos varios estudiantes extranjeros que estaban en la residencia, y también algunos empleados.

La delegada de la Junta de Andalucía en Málaga, Patricia Navarro, ha asegurado que este brote detectado en la barriada de La Paz y los otros cinco registrados en la provincia “están en fase de investigación y todos están controlados, incluso alguno ya está estabilizado y a punto de empezar a darle el ‘alta’ a las personas que están en aislamiento”, además de que se está haciendo el rastreo de los contactos.

“Están controlados, monitorizados, haciendo todas las medidas de rastreo y trazabilidad para ir hasta el último contacto que hayan tenido esos positivos”, ha manifestado la delegada de la Junta.

Respecto al brote vinculado al Centro de Acogida de Emergencia y Derivación gestionado por Cruz Roja, ha apuntado que se mantiene con 109 positivos que están en aislamiento y “entre esta semana y la próxima se podrán ir cumpliendo los 14 días de cuarentena, pero seguiremos controlando y monitorizando el centro”. Asimismo, ha indicado que en el brote de la localidad malagueña de Casabermeja, son siete personas que han dado positivo y ha añadido que también “están a punto de cumplir la cuarentena”.

Navarro ha asegurado que desde la Junta están “vigilantes y controlando”, apuntando que se están dando unas circunstancias que “ya contábamos con ello, sabíamos que iba a pasar”, pero ha incidido en que “lo importante es que en cuanto se detecta un positivo se activan los protocolos, se aísla y se está monitorizando el estado de salud de las personas, al mismo tiempo que se van rastreando todos los contactos del entorno para ir también activando protocolos”.

Por eso, ha hecho un llamamiento a la “tranquilidad, pero sin relajarnos, manteniendo las medidas de seguridad”, aludiendo a la próxima obligación de llevar mascarillas.

Además, ha apuntado que “tenemos la suerte de tener un Servicio Andaluz de Salud (SAS) proactivo que ha actuado con mucha anticipación y que cuenta con los mejores profesionales sanitarios que siguen al pie del cañón”.