Los beneficios económicos de un cese del fuego mundial

0

David Swanson

No parece haber ninguna disputa con los hallazgos de varios estudios, que la inversión de dinero público en la mayoría de las otras cosas (educación, energía verde, infraestructura, salud, etc.), produce más empleos que el gasto militar.

En un nuevo libro generalmente maravilloso de Clifford Conner llamado The Tragedy of American Science, el autor afirma que, si un gobierno produce más empleos a través de gastos no militares, el capital privado producirá menos empleos, más que eliminar el beneficio. Sólo el gasto militar, afirma, produce trabajos que nadie más produciría, porque el gasto militar – como los trabajos de la era de la Gran Depresión cavando y luego rellenando zanjas – no produce nada útil.

Entre las razones para dudar de esto se incluyen los estudios que encuentran impactos negativos a largo plazo por el aumento del gasto militar, y poco impacto negativo por la drástica reducción del gasto militar, sin mencionar la completa falta de correlación entre los presupuestos militares de las naciones y las tasas de empleo en comparación con otras naciones. También está la capacidad de los particulares para comprar cosas que son tan inútiles como las armas, incluyendo – de hecho – las armas, sin mencionar las montañas de basura no esencial de las que prescindimos durante la crisis del coronavirus, para alivio del medio ambiente natural.

Y luego está la aparentemente desconsiderada opción de un ingreso básico universal. Si pagar a la gente para que excaven zanjas y las rellenen de nuevo es la clave para una economía feliz, también debería serlo pagar a la gente por ser seres humanos que tienen derecho a una subsistencia básica, y por abstenerse de la producción ambientalmente destructiva de mercancías inútiles y asesinas.

Un alto el fuego mundial es una oportunidad para considerar el cambio a una economía completamente diferente, lo que también tomo como punto de partida del análisis de Conner sobre el gasto militar, sea o no correcto. Los mil millones de dólares gastados en los Estados Unidos en el militarismo crean 11.200 puestos de trabajo en comparación con 17.200 en la atención médica. El gasto militar nos hace menos seguros, mientras que el gasto en salud nos protege. El gasto militar genera una necesidad masiva de atención médica adicional. El gasto en salud no genera ninguna necesidad de militarismo.

Si pasamos a gastar dinero en cosas que necesitamos, como la salud, la protección del medio ambiente, la ciencia no militar, y el desarme, podemos tratar «la economía» como una cosa más que necesitamos y gastar en ella directamente en lugar de adivinar los beneficios secundarios de un gigantesco programa de asesinato en masa. Si la gente necesita dinero, podemos dárselo como una renta básica universal – que tiene los beneficios añadidos de eliminar enormes cantidades de burocracia (que, a pesar de ser tan inútil como las armas, no parece beneficiarnos), de eliminar enormes motivaciones de resentimiento contra los demás basadas en quién califica y quién no califica para los programas no universales, y de permitir a la gente para detener mucho más fácilmente la propagación de los virus mortales.

El principal beneficio que debemos buscar del cese del fuego en las guerras que no podemos permitirnos continuar durante una crisis real, y de esta pandemia en sí misma, es una nueva comprensión de la universalidad. No sólo no les beneficia matar a la gente, sino que todos estamos juntos en esta pesadilla. Lo que perjudica a los demás te perjudica a ti, y viceversa. Por lo tanto, necesitamos una economía universal que invierta en la defensa real contra el peligro que supone para todos nosotros la falta de protección que poseen los menos protegidos entre nosotros.


Traducción del inglés por Sofía Guevara