El nuevo Gobierno debe cambiar la política ferroviaria en Andalucía

La creación de la Vicepresidencia de Transición Ecológica y para el Reto Demográfico en el nuevo Gobierno nos ha hecho tener algunas esperanzas.

0

Comunicado de PTRA:
Para nosotros, la Plataforma en defensa del Tren Rural de Andalucía, significa que el nuevo Gobierno si quiere ser creíble, debe adoptar medidas inmediatas para que veamos, en la práctica, que esa Vicepresidencia no será solo una fachada tras la que se escondan políticas continuistas de las practicadas por Renfe, Adif y Fomento en los últimos 20 años (apuesta en exclusiva por la alta velocidad para un tipo de viajeros en cantidad reducida pero sin transporte de mercancías, abandono del tren normal de cercanías, medias y largas distancias así como de mercancías) sino que se opta por el tren como el mejor medio de transporte para la transición ecológica y para vertebrar el medio rural en su lucha contra la Andalucía y la España vaciadas, uniendo pueblos, comarcas y ciudades tanto para viajeros como para mercancías aprovechando y mejorando la actual red ferroviaria que debe empezar a ser mejor utilizada desde el primer momento por el nuevo Gobierno.

Es por eso que los trenes de cercanías y media distancia existentes deben parar en más estaciones (Fuente Piedra y Arahal pueden ser un ejemplo), deben mantenerse todos los actuales medias distancias cuando empiecen los nuevos Avant (no hacerlo iría también en contra del reto demográfico), debe hacerse efectivo en todas las estaciones el retorno a la venta de billetes (acuerdo Psoe/Teruel Existe, lamentablemente solo se ha repuesto en unas estaciones pero no en todas), abrirse el tramo Osuna-Pedrera urgentemente y la puesta en servicio del tren hotel Alhambra.

Debe estudiarse la apertura de la línea Bobadilla Córdoba, la línea de Cercanías Palma del Río, Córdoba, Villa del Río, y la revitalización de la Vía de la Plata recuperando la unión de Mediterráneo y Cantábrico. Las propuestas de Guadix, Baza, Loja, Motril, Málaga-Ronda, Guadalcanal, Peñaflor, Poniente de Almería, Jaén, Huelva-Zafra, Ayamonte, la línea de Almorchón y la reorganización de horarios, deben ser valorados. Así como la mejora en los servicios a personas con capacidad y/o movilidad reducida, tal como indica el programa ATENDO de Renfe, para toda nuestra red ferroviaria en Andalucía.

Deben frenar de inmediato las políticas actuales de Renfe y Adif, diseñadas para hacer efectivo un modelo ya demostrado obsoleto, basado en la conexión para tan solo ciertos núcleos y ciertas clases sociales, olvidando la necesidad de esas grandes ciudades de conectar con su territorio cercano y la necesidad de toda la sociedad de disponer de un territorio bien articulado en todas sus escalas, tanto desde la perspectiva económica y productiva como desde la de la calidad de vida o la lucha contra el cambio climático. Deben parar los desmantelamientos auspiciados por contabilidades tan incompletas que dejan fuera cuales serán las consecuencias para España si vivir en el medio rural deja de ser viable, y debe comenzar una fase de puesta en valor, reflexión y reconstrucción.

Se lo hemos pedido al PSOE y a Unidas Podemos que han formado un Gobierno progresista. Pero se lo hemos planteado también al Gobierno de Andalucía que ha hecho una buena declaración institucional en la que se defiende el tren convencional. Se podrá decir que la mencionada declaración era sencilla porque significa solo pedírselo al Gobierno central. Pero es buena porque Andalucía tiene algunas competencias ferroviarias y tendrá que entrar en el tema de las cercanías y las medias distancias de ámbito andaluz más el desarrollo de los puertos secos (Antequera, Linares, otros) y porque ha situado el Pacto Andaluz por el Ferrocarril a iniciativa del Gobierno Central. Se lo hemos pedido también al PP y C’s como partidos. Todas esas fuerzas políticas han aceptado el reto del Pacto Andaluz por el Ferrocarril en términos de acuerdo y negociación para llegar a un consenso.

A todos ellos les hemos planteado que las inversiones fundamentales del presupuesto del 2020, en materia ferroviaria deben ser los tramos Almería Granada y Bobadilla Algeciras para que el Corredor Mediterráneo sea realidad para el 2023 y la llegada a Almería desde Murcia. Por ello pedimos a los 61 diputados andaluces que exijan esas necesarias inversiones en el Congreso de los Diputados.

Asimismo, todos han entendido que gran parte de las reivindicaciones ni siquiera requieren inversión, tan solo voluntad política para hacerse efectivas, y todos han dicho verlas razonables y positivas, y prometido hacer lo posible para su consecución. En esos casos nos cuesta entender por qué no vemos resultados.

Por último, queremos solidarizarnos con los pequeños y medianos agricultores del campo y les decimos que estamos con ellos y ellas en su lucha por precios justos. Señalamos a unas pocas grandes comercializadoras y a la contradicción entre el olivar intensivo que sigue siendo rentable y el tradicional que se ha llevado a la ruina al aumentarse mucho la producción pero no el consumo como responsables de su situación actual.

El actual Gobierno progresista debe estar a la altura de las expectativas generadas, no puede hacer una declaración de Emergencia Climática de 30 puntos y seguir practicando las mismas políticas ferroviarias. Los puntos 17, 21, 22, 23 y 25 de esa declaración dicen que tiene que cambiar sus políticas ferroviarias. En ningún caso gozará de credibilidad en cuanto a que pretende llegar a los objetivos que se marca mientras no haya avances en cuestiones sencillas, de simple gestión para quien dispone de las herramientas de un gobierno.

Para defender un cambio de rumbo en esas políticas vamos a realizar unas jornadas ferroviarias el 15 de febrero en Pedrera, llevaremos nuestras reivindicaciones a la manifestación de Sevilla con motivo del 28F, seguiremos aumentando nuestra red social en todas las provincias andaluzas y colaborando con todas las comunidades autónomas colindantes y con Portugal para poder ampliar nuestra capacidad de movilización. En definitiva queremos dibujar el nuevo modelo ferroviario para Andalucía en el marco de los Corredores europeos Mediterráneo y Atlántico y de la red básica europea.