Meditación Masiva en Chile: la protesta silenciosa del día 101

0

25.01.2020 – Santiago de Chile – Redacción Chile

Buenos días Santiago, Buenos días Plaza de la Dignidad.

Son las 9:00 a.m. del sábado 25 enero 2020, por la mañana del día siguiente. El día después del 100º día del levantamiento popular. Y sí, hoy es el amanecer del 101º día de protesta. Hace exactamente 101 días que los habitantes de Santiago marchan por estas calles ahora completamente destruidas. 101 días de víctimas, de secuestros, de presos políticos, de enfrentamientos, de gases lacrimógenos, de profunda humanidad, de jóvenes, de niños, de hermanos, de voluntarios que han perdido sus vidas, sus casas, su vista, pero no lo más importante: su dignidad.

Es el día siguiente aquí en Santiago de Chile. Como todo viernes que se precie, ayer por la tarde comenzó la mayor manifestación, con bailes, música e himnos gritados al cielo, y luego terminó a última hora de la noche, cuando no faltaron los enfrentamientos, el frente de batalla y la violenta represión de los carabineros chilenos, tampoco esta vez.


¿Pero qué pasa al día siguiente? ¿Qué sucede el día 101 cuando los chilenos levantan nuevamente la cabeza?

El sol ya está alto y golpeando fuerte en las calles medio vacías del centro de la ciudad, pero Santiago parece despertar lentamente esta mañana. Lentamente entrecierra los ojos y al mismo tiempo comienzan a subir las persianas de las pocas tiendas que aún están abiertas en lo que antes era la Plaza Italia. Poco a poco, unos cuantos vendedores ambulantes empiezan a colocar comestibles y máscaras de gas en los bordes de la calle; varios voluntarios dirigen el tráfico debido a los semáforos destruidos por las protestas. Alguien espera el autobús en una parada que hoy no tiene nombre ni número, algunos turistas, en cambio, llegan a la plaza para la clásica foto ritual para llevarse a casa y mostrarle a amigos y familiares.

Entre ellos reconozco a dos italianos y voy a saludarlos.

Vienen desde Sicilia y me cuentan cómo anoche volvieron un poco más tarde de lo habitual y, al no ser conscientes del acontecimiento, se encontraron en dificultades. «Estos chilenos nos ayudaron, fueron muy amables y nos dieron una mano para cruzar la calle. En el otro lado estaban las camionetas de los carabineros blindados, eran terribles, lanzaban chorros de agua y gases lacrimógenos sin ninguna piedad».


Es el día siguiente, y los conductores que pasan por la Plaza de la Dignidad no dejan de tocar las bocinas con el mismo ritmo, que se ha convertido en un icono de la revuelta. Es sábado, es de mañana, es el día 101, pero siguen apoyándose mutuamente, incluso con un sonido muy banal.

Ahora son las 10 de la mañana y un pequeño grupo de habitantes comienza a reunirse bajo la estatua símbolo de esta revolución, el caballo de la Plaza de la Dignidad. Esta mañana, aquí mismo, habrá una Meditación Masiva, una forma diferente de la misma protesta. Una forma más silenciosa, íntima y espiritual que pretende, a través de la meditación,transmitir fuerza y esperanza a esta plaza y a esta ciudad. Ariel y Valentina son los organizadores de la meditación colectiva, abrazando y dando la bienvenida a cada hermano que se intriga por entender de qué se trata.


El evento comienza.

Cada participante se sienta en su propia manta con las piernas cruzadas y escucha las sugerencias de Ariel y Valentina. El propósito de esta meditación es una protesta silenciosa que surge desde lo más profundo de cada uno de nosotros. Ariel señala que en medio de toda esta destrucción, las únicas estructuras que no han sido tocadas en absoluto son las estatuas de madera de origen indígena construidas en el centro de la plaza. «Estos representan el vínculo con nuestros orígenes, con nuestra tierra y el hecho de que nadie los haya tocado, simboliza el profundo respeto que tenemos por nosotros mismos y nuestra dignidad.

A través de la meditación, cada individuo encuentra la fuerza para dirigir toda su energía a favor de una voluntad personal, y luego hacerla realidad y compartirla con el grupo, la plaza y todo el pueblo. Cada deseo del individuo se convierte en comunitario y libera energía, amor y positividad hacia el suelo en el que nos encontramos. Así, uno por uno, los habitantes de Santiago se pasan un micrófono y gritan en voz alta el más profundo de sus deseos. Grito tras grito, voluntad tras voluntad, energía tras energía, Santiago finalmente despierta, más fuerte, más verdadero, más unido que nunca. Esto es lo que sucede en el día 101 del levantamiento popular.