Se contrasta una desaceleración económica y Málaga es vulnerable

Se presenta en el Colegio Profesional de Economistas el Barómetro Económico de Málaga, correspondiente al 2º trimestre del año.

0

Algunos indicadores positivos

Existen algunos datos que evidencian que aún hay algunas tendencias del crecimiento económico que producen efectos positivos, el control de de la inflación al 0,7% permite cierta recuperación al poder adquisitivo de los salarios, que además en Málaga, ven como tienen una mejor perspectiva en la subida de los salarios en los convenios firmados, 2,14% frente al 1,88%, también parece sorprendente la recuperación del índice de confianza empresarial atribuida por el INE al tercer trimestre, en cualquier caso los datos que pronostiquen un nuevo arranque de la Economía son desgraciadamente pocos.

Conclusiones

  • Nos encontramos con un entorno mundial complicado. Guerra comercial USA-China, Brexit, inestabilidad en el mercado del petróleo, precios desorbitados, deuda soberana con rentabilidades negativas. El FMI ha rebajado el crecimiento mundial al 2,9%. EN Europa, Italia en recesión, Alemania y Reino Unido en puertas.
  • En el ámbito nacional constatada la desaceleración. Se ha corregido el crecimiento del primer trimestre del 0,7% al 0,5% en el segundo este ha quedado en el 4% y la proyección año se nos va como máximo al 1,9% siendo optimistas y, dependiendo de la evolución de los dos trimestres que quedan para finalizar el año.
  • El consumo resiste a duras penas (0,02% baja el último trimestre), el ahorro aumenta a ritmo del 6%, cuando estaba estancado en mínimos (algo que tiene muchas lecturas). Las exportaciones en el trimestre toman un respiro positivo y suben un 1,7%. Pero las inversiones caen de un 4,7% al 1,2%. La inversión extranjera que vivió un excelente ejercicio 2018, bajaba en los tres primeros meses del año un 81%, siendo aparentemente la tónica que nos va a acompañar en el ejercicio.
  • La productividad desciende también el 0,5%, y a ello no ayuda la subida de los costes laborales un 2,5%. La industria cae un 0,2% y también la cartera de pedidos al la vez que empeora el índice IPM. EL horizonte que se presenta a este sector, especialmente epígrafe automóviles y manufacturas, es complicado, ya lo está siendo en Europa. Alemania principalmente.
  • El 60% de los indicadores que presentaba el pasado mes el Ministerio de Economía, eran negativos. Un total de 17 de 29.
  • Se observa sin embargo, ciertos síntomas positivos en la inversión de bienes de equipo, quizá ligado a la rentabilidad de nuestras empresas en el ejercicio, que sobrepasa de media el 10%. También el índice del comercio minorista en agosto, subida el 3,2% porcentaje similar al del mes anterior y el mayor incremento en tres años.
  • EL turismo, estamos viviendo unos años espléndidos, puede estar tocando techo ante la caida de mercados tradicionales y el renacer de destinos del área Mediterránea que han ganado en seguridad y compiten en precio.
  • La deuda, el déficit (lejos cumplirse objetivos), la financiación de las pensiones y el paro, nuestros problemas más serios.
  • Un gobierno en funciones, la incertidumbre de nuevas elecciones, el parón legislativo, el conflicto latente en Cataluña, la inseguridad de los inversores por falta de clarificación en la normativa legal, fiscal y de todo tipo, está frenando y posponiendo cualquier tipo de iniciativas.
  • Lamentablemente no nos podemos sustraer en la provincia de Málaga al entorno mundial, europeo y del país, especialmente por ser una economía, de tan marcado carácter cíclico como la nuestra que se mueven al son de los vientos que corren, los de ahora como observamos, comienzan a ser poco favorables.