Estrés en verano: cómo gestionarlo.

0

Estrés en verano: cómo gestionarlo.

Acaba de llegar la temporada estival más esperada de todas: el verano. Comienzan los periodos de vacaciones para adultos y niños, reducción de jornadas laborales, viajes, etc. A pesar de lo valorado que es el verano para todos, no se libra de ser un período que en ocasiones puede llegar a ocasionar todo lo contrario a lo esperado, estrés. La psicóloga Ana Claudia Alda, del gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu, nos ofrece una explicación de por qué ocurre esto y recomienda pautas para hacerle frente de una forma correcta.

 

¿Por qué aparece el estrés en esta época del año? ¿Qué factores influyen?

El estrés es una respuesta que el cuerpo humano pone en marcha para facilitar la adaptación a una nueva situación o cambio en el ambiente. La psicóloga en Málaga indica que por esta razón no es raro ni perjudicial que el estrés aparezca en verano, debido a todos los cambios que ocurren en esta época. Sin embargo, si no se consigue gestionar dicho estrés de una forma correcta puede tener un impacto negativo para la persona que lo sufre.

Ana Claudia Alda señala que el primer factor que se ve implicado es el aumento de las temperaturas. “El calor hace que nos sintamos más irascibles y cansados, ya que el sueño a veces se dificulta por las altas temperaturas. Esto facilita la aparición del estrés en tareas diarias y cotidianas.”

La reducción de jornada laboralen estas fechas supone un horario intensivo de trabajo. En muchas ocasiones, supone concentrar la carga de trabajo en menos tiempo. Esto implica, según la psicóloga malagueña, que el trabajador tiene que activarse y poner en marcha todos sus recursos para poder sacar el trabajo adelante. Esta activación supone un incremento del estrés.

Otra consecuencia de la disminución de horas de trabajo es pasar más tiempo en casa. A priori puede resultar una agradable situación. Sin embargo, tiene grandes implicaciones. En primer lugar, pasar más tiempo en familia, es decir, con la pareja y con los hijos. “Es frecuente que las parejas que tengan problemas de fondo sin resolver aumenten las discusiones en esta época debido a que van a pasar más tiempo juntos de lo habitual. Esto facilita que estos problemas o desacuerdos afloren con más frecuencia que antes”, señala Ana Claudia Alda.

Del mismo modo, si existen hijos en casa, puede aumentar el estrés por diversos motivos. Por un lado, aunque exista una reducción de la jornada laboral, los niños están de vacaciones y los padres tienen que organizar quién se va a encargar de ellos mientras están trabajando. La psicóloga del gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu señala que supone una reorganización para la conciliación familiar y laboral. Por otro lado, los hijos se vuelven muy demandantes de sus padres. Quieren pasar el tiempo con sus padres que durante el curso escolar no les resulta posible, así como hacer actividades que sólo en esta época son posibles.

Por último, organizar el viaje para las vacaciones puede resultar otra fuente de estrés, resalta la psicóloga Ana Claudia Alda. Pensar el destino, organizar la economía, búsqueda de transporte, hospedaje, etc…; puede resultar más estresante de los esperado, especialmente, si se deja para el último momento.

Pautas para gestionar el estrés en verano.

Desde el gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu, Ana Claudia Alda nos ofrece pautas y consejos para realizar una correcta gestión del estrés en verano:

  1. Planificar la jornada laboral y las tareas a realizar durante las horas de trabajo. “Una correcta planificación en el trabajo supone reducir el estrés de la reducción de jornada”, señala la psicóloga en Málaga.
  2. Explicarles a los hijos los cambios que hay durante el período estival y el tiempo que tendrán para realizar actividades y pasar tiempo juntos.
  3. Organizar actividades para los niños: campamentos, juegos con los amigos o deportes son buenas opciones para facilitar la ocupación y disfrute de su tiempo libre, así como la conciliación familiar y laboral.
  4. Cuidar la comunicación en pareja. Ana Claudia Alda explica que así, si surgen problemas, tienen establecida la mejor vía para solucionarlos.
  5. Realizar actividades agradables. El aumento del tiempo libre dedicarlo a actividades que para la persona resulte placenteras y que en otros momentos no puede desarrollar: ir a la playa, quedar más con amigos, leer, etc.
  6. Disminuir el uso del teléfono, tablet u ordenador. Esto es especialmente importante cuando son vías frecuentes de trabajo. En el caso de tener móvil de empresa, lo recomendable es dejarlo apartado o apagado durante las vacaciones. “Esto facilitará la desconexión total del trabajo”, señala la psicóloga.
  7. Planificar el viaje con antelación. Así se evita problemas o ajetreos que puedan aparecer por dejarlo para última hora.
  8. Estar bien hidratados, una alimentación saludable, no realizar comidas copiosas o no tomar bebidas alcohólicas ayuda a la disminución del calor y sus consecuencias.