Etiquetas: las compañeras inseparables de los productos

0

Las etiquetas suelen estar adheridas o atadas a cualquier producto, forman parte esencial de su presentación ya que transmiten información relevante y de interés. Es lo primero que consulta el cliente antes de decidir comprarlo, porque de esta forma verifica si cumple con las características de lo que está buscando.

Las etiquetas vienen en diferentes tamaños, colores, materiales y acabados, y aunque parezcan insignificantes, desempeñan un papel importante y distintivo de toda marca a la vez que son de mucha utilidad para el cliente.

Sin duda alguna es un detalle que ninguna empresa debe pasar por alto ni menospreciar.

¿Por qué etiquetar los productos?

Además de que son necesarias para cumplir con las normativas, las etiquetas no deben faltar en ningún producto, ya que sirven de consulta para el cliente. Sobre todo para aquellos productos o artículos que tienen características variables que deben adaptarse a cada persona como la talla y el precio, representando un elemento determinante en su adquisición.

Otra característica importante de las etiquetas son las cubiertas por las etiquetas precio, ya que es difícil pensar que un cliente decida comprar un producto a ciegas sin saber principalmente cuánto cuesta, ya que esto le indica si realmente está dentro de sus posibilidades adquirirlo.

Estas representan una forma de captar la atención, ya que deben ser elaboradas de forma vistosa y con diversos estilos, representando igualmente la forma ideal de lucir el logo de la empresa o marca.

Cada tipo de etiqueta está marcada por su utilidad

Existen diferentes tipos de etiquetas, cada una cumple con una función, y forma parte de una estrategia, ya que se ha comprobado que un producto sin etiqueta no capta el interés del cliente y mucho menos logra que se concrete la venta.

Cada etiqueta debe estar personalizada y cumplir con unas características requeridas para cada tipo de producto. En el caso de la ropa, debe contener información básica de la prenda como la marca, el material con la cual fue elaborada, modo adecuado de lavarla, advertencias, talla, precio, y por supuesto, el logo de la empresa o marca, así como todos los datos esenciales del fabricante.

Si se trata de un producto alimenticio debe incluir la fecha de elaboración y de caducidad.

El tipo de etiqueta a seleccionar estará determinado por su utilidad y el material a utilizar, pudiendo ser de cartulina o papel adhesivo, además de otras características dependiendo de las necesidades.

Pegatinas adhesivas: otro complemento ideal

Las etiquetas adhesivas son muy comunes, siendo también conocidas como pegatinas adhesivas. Este tipo de etiquetas resultan ser muy prácticas, e igualmente son elaboradas de forma personalizada cumpliendo con los requerimientos de cada producto.

Resultan ideales para cualquier tipo de envase y pueden ser diseñadas en diversos colores, tamaños o formas, pudiendo ser incluso resistentes al agua y la intemperie, ya que pueden ser elaboradas en vinilo.

También existe la clásica etiqueta elaborada en papel adhesivo, la cual puede ser diseñada con las características antes mencionadas, con la diferencia de que no es recomendable para uso exterior, ya que no es resistente ni al agua ni al sol.

Despertar emociones: una clave indispensable al diseñar una etiqueta

Las etiquetas también están ligadas a una parte emocional que resulta ser indispensables, por este motivo es necesario tener presente algunas claves que resultan esenciales en el proceso:

  • El producto. Es necesario tener claras todas las características del producto que se desea vender para lograr identificar el diseño que más se adapte a él.
  • Público objetivo. Es decir, los futuros consumidores de tu producto. Estos deben ser estudiados de cerca para identificar qué les gusta y qué les atrae. También hay que observar lo que ofrecen los demás resulta de utilidad.
  • Tendencias. No debe descuidarse este aspecto, ya que es muy cambiante y debe ser observado de cerca.
  • Emoción, no razón. Ya que los seres humanos son movidos por emociones e impulsos, y si se tiene en cuenta esta estrategia, se logrará crear una etiqueta que cautive.
  • La tipografía. Parece ser un aspecto poco influenciable pero no es así, la apariencia incluye muchos aspectos como el tipo de letra, la cual puede llegar a ser realmente una fuerte característica que identifique a una marca.
  • El poder de la psicología del color. Los colores están fuertemente ligados a las emociones, y en este caso es lo que debe tratarse de enfatizar, por lo que los colores no deben ser escogidos al azar, sino con la intención de despertar sentimientos de agrado y atracción.

Otros aspectos a considerar en el diseño de las etiquetas

Puede ser que la tarea de escoger el tipo y diseño de la etiqueta no sea sencilla, por este motivo es importante incluir otros aspectos, además del emocional, que logren atraer y cautivar, buscando cubrir otros aspectos técnicos inherentes al producto que resultan igualmente fundamentales:

  • Tipo de producto.
  • Características del empaque.
  • Tamaño y forma.
  • Acabados necesarios.
  • Si será usada en interiores o exteriores.
  • Si estará expuesta al frío, al calor o la humedad.
  • Si es necesaria la impresión a una o dos caras.
  • Esquinas redondeadas o rectas.

Incluso se puede ir más allá de las características y pensar en los efectos:

  • Se adapta al presupuesto.
  • Cumple con la prueba de legibilidad.
  • Se adapta a las leyes y normativas del sector.
  • Su diseño se diferencia de otros productos.
  • Es atractiva para los clientes.
  • Representa a la marca.
  • Capta las necesidades del público.
  • Transmite un concepto adecuado.

Confía en los expertos

Por supuesto esta es una tarea que no debe realizarse solo, ya que existen expertos que harán notar la verdadera importancia que tiene este elemento en los productos, ya que una etiqueta debe ser vista como un elemento de marketing que permitirá identificar el producto, haciéndolo vistoso y atractivo ante los clientes.

Lo que se busca en realidad es que además de que ofrezca información útil, tenga la capacidad de llamar la atención e incluso multiplicar las ventas, sirviendo además como medio para publicitar una marca y la imagen corporativa de una empresa.

El profesional en este arte debe lograr combinar las ideas del cliente con diversas estrategias y elementos que permitan un diseño novedoso que ofrece muchos beneficios.

Quién podría pensar que un detalle como este representa una pieza tan fundamental.