Confort y practicidad al servicio del cliente

0

El ser humano pasa ocho horas del día durmiendo. De las 24 horas que conforman el día, eso constituye alrededor de una tercera parte. Aunque se suele tener poca consciencia de ello, el tiempo dedicado al descanso es una tercera parte de la vida. Muchas dolencias y problemas de salud vienen de una calidad de sueño inadecuada, pues se presta poca atención a la calidad de los colchones.

Por otro lado, las otras dos terceras partes del día una cama representa una gran cantidad de espacio desperdiciado. A continuación, dos grandes recomendaciones para estos problemas.

Canapés abatibles

Con frecuencia, al escoger un lugar dónde vivir y el mobiliario con el cual acondicionarlo, se suele buscar un equilibrio entre espacio y comodidad. Hay quienes prefieren y pueden optar por lugares grandes y espaciosos, mientras que una gran mayoría de habitantes de las ciudades suele preferir espacios pequeños y acogedores. No es extraño, es parte del estilo de vida urbano.

Cada vez hay más personas viviendo en las ciudades y por eso cada vez menos espacio disponible. Por lo tanto, es cada vez más necesario escoger elementos que no sólo cumplan su función sino que además puedan guardar y almacenar otros objetos. Podemos pensar en una cama. Una cama se utiliza durante la noche para dormir, pero el resto del día representa muchísimo espacio subutilizado.

Los canapés son una apología a la funcionalidad y al aprovechamiento del espacio. Un canapé es básicamente un soporte rectangular para cama que tiene un espacio en su interior pensado para guardar y organizar objetos.

Un ejemplo estereotípico pueden ser los zapatos. En ocasiones se tienen tantos pares que guardarlos y almacenarlos se hace difícil, pues ocupan un espacio sumamente amplio en los armarios. Con mayor facilidad, a la hora de buscarlos, se puede asir la manija del canapé, levantar el soporte de la cama y encontrar de un vistazo todos los pares de zapatos, y al verlos todos, elegir rápidamente el más adecuado.

Siempre hay opciones disponibles para tomar la mejor elección en colchones y canapes abatibles. Algunos canapés suelen abrirse por la mitad del soporte, doblando apenas la mitad de la plataforma sobre la cual se ubica el colchón. Otros suelen abatirse lateralmente. Aunque los más prácticos suelen ser los que se abaten frontalmente. Junto a un canapé debe escogerse siempre un buen colchón, dependiendo de las características del canapé.

Escoger un buen colchón

La calidad del sueño es uno de los aspectos más infravalorados de nuestro bienestar, y sin embargo, uno de los más influyentes. Una buena noche de sueño equivale a una mayor capacidad de concentración, un mejor estado de ánimo y una memoria más eficaz. Además, ayuda a evitar dolores de espalda, dolores musculares, calambres e incluso permite un mejor estado cardiorrespiratorio.

De ahí la importancia de, pase lo que pase, hay que escoger siempre colchones de calidad. Los materiales con los que se hace un colchón son igualmente importantes. Hoy día son muy populares los colchones con protección viscoelástica. Los materiales viscoelásticos son materiales diseñados especialmente para que, al amoldarse a una superficie, ejerza la mínima presión posible sobre los cuerpos que se ponen sobre él, ya que un colchón viscoelástico ejerce una presión casi nula sobre la espalda.

Una buena opción suele ser adquirir un colchón con un canapé, lo cual da pie a múltiples combinaciones posibles según la necesidad. Generalmente todos los colchones pueden hacer juego con los canapés que pueden abrirse por la mitad. A la hora de abrir el compartimiento, los colchones delgados se doblan fácilmente junto con la compuerta. Además, tienen un peso menor.

Sin embargo, las espumas interiores no son tan resistentes como los colchones más robustos, por lo que en el transcurso de la noche la plataforma sólida y recta bajo el colchón hace presión en la columna vertebral, la cual tiene curvaturas, provocando tensiones innecesarias durante muchas horas.

Siempre hay que tratar de comprar un colchón con el grosor necesario para que la columna no sufra de presiones innecesarias. Por esta razón los canapés frontales terminan siendo una opción excelente, ya que la plataforma puede levantarse completamente sin necesidad de doblar o alterar la posición del colchón que se haya elegido.