El proyecto del ayuntamiento en los terrenos Repsol acabaría con el pequeño comercio

0

 

La plataforma por el Bosque Urbano, colectivos sociales y los grupos municipales de izquierda piden un gran parque en los terrenos de Repsol y rechazan la construcción de rascacielos y de un centro comercial de 40.000 metros cuadrados que destrozaría el pequeño comercio de Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero.

La plataforma por el Bosque Urbano, junto a los grupos municipales de Málaga Ahora, IU-Málaga para la Gente, el concejal no adscrito, Comisiones Obreras, UGT, Facua y Fecoma han presentado esta mañana una moción conjunta para el impulsar el proyecto para la creación de un gran parque de 177.000 metros cuadrados en los terrenos de la antigua Repsol.

En moción se  insta, en primer lugar, al equipo de gobierno a que traslade sus derechos de edificabilidad a otras zonas de la ciudad y que se desista de la construcción en ese espacio de los cuatro rascacielos previstos. En segundo lugar se insta al equipo de gobierno a desistir de la construcción de un gran centro comercial de 40.000 metros cuadrados que destrozaría en pequeño comercio de Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero: «No existen ninguna necesidad comercial de este tipo en el distrito, sino que más bien volvemos al modelo pasado de moda de la especulación con nuestros suelos», ha sentenciado Lola García, presidenta de la organización de consumidores Facua-Málaga

De igual forma, como ha resaltado Pedro Pedro Francisco Sánchez, portavoz de la plataforma por el Bosque Urbano, se insta al equipo de gobierno a que establezca negociaciones con Sareb para trasladar sus derechos urbanísticos a otras áreas de la ciudad y a modificar el PGOU vigente para dar cabida al bosque urbano.

Para Pedro Francisco Sánchez, que ha recordado que la plataforma ya agrupa a más de cuarenta colectivos “de todos los ámbitos de la ciudad”, el proyecto de bosque urbano no sale adelante porque para el Partido Popular priman los intereses especulativos frente al interés general y la calidad de vida de las personas.

El portavoz también ha negado que, en contra de lo que señalan estos dos partidos, se haya aumentado a 140.000 metros cuadrados las zonas verdes en Repsol, “entre otras cosas porque no se ha cambiado el PGOU vigente, así que sigue habiendo la misma edificabilidad: cuatro rascacielos, una gran superficie comercial y 400 viviendas en cuatro bloques, con un parque de 70.000 metros cuadrados”.

En la misma línea ha abundado Ysabel Torralbo, por parte de Málaga Ahora, que ha recalcado cómo, además de los problemas medioambientales que sufre ya la zona, el daño al pequeño comercio y el tejido ciudadano sería irreversible, «por no mencionar los problemas de movilidad, ya que el aumento de tráfico rodado, en una zona ya muy castigada, aumentaría aún más la contaminación». Torralbo también ha recordado que gracias a su grupo el gobierno de De la Torre se comprometió a realizar una consulta ciudadana sobre el destino de los terrenos que nunca llevó a cabo.

Por su parte, la concejala de Málaga para la Gente Remedios Ramos, ha señalado que su grupo apoya la creación de un bosque urbano de 177.000 metros cuadrados en los terrenos de Repsol por “por ser el proyecto más viable y sostenible, por venir avalado por reconocidos profesionales y demandado por asociaciones ciudadanas.

“En Málaga la media de habitantes por kilómetro cuadrado es de 1.400 personas, mientras que en la zona donde se quiere instalar los rascacielos 10.000 personas por kilómetros cuadrado, más viviendas y más personas, y a la vez que escasean las zonas verdes, lo que deja bien claro la necesidad de abordar el proyecto como una exigencia medioambiental y de calidad de vida”, ha incidido.

De igual modo, la concejala de Málaga para la Gente ha alertado de que los distritos de Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladeros “no necesitan más cemento y que las asociaciones y comerciantes apoyan el proyecto del Bosque Urbano”.