Dani García asegura que la formación en La Cónsula ha empeorado y “no tiene nada que ver” con la que él recibió

0

El chef Dani García, con tres estrellas Michelín, ha asegurado que la formación en hostelería que se imparte en la escuela de La Cónsula, en Málaga, ha empeorado y “no tiene absolutamente nada que ver” con la que él recibió en su periodo de aprendizaje.

En declaraciones a Europa Press, García ha señalado que el centro de formación en hostelería “no tiene los medios que tenía cuando yo estaba, el restaurante no es ni la sombra del que había cuando estaba yo, ni el presupuesto para comprar comida o productos”.

“Que La Cónsula se haya recuperado es algo que no doy cien por cien por seguro. Ya no es sólo una cuestión de impartir enseñanza, sino de la calidad de la enseñanza que se imparte. La calidad es vital y está peor, sin duda, de lo que estaba antes y es algo que me preocupa”, ha señalado el chef sobre el centro de formación.

García ha asegurado que la hostelería demanda “pasión y ganas” a los profesionales y ha recordado que, en sus inicios, “la alta cocina no era ni la sombra de lo que es ahora”.

“Siempre he cocinado, no por ser famoso, tener estrellas o salir en la prensa, sino porque era mi pasión. Me encantaba hacer feliz a la gente a través de la comida. Hay que cocinar con pasión para evitar que la fama te ciegue y quieras ser más cocinero por salir en la televisión que por hacer feliz a los demás, que es el verdadero objetivo”, ha señalado.

Dani García obtuvo el miércoles en Portugal su tercera estrella de la guía gastronómica Michelín a través de “Dani García Restaurant‘, ubicado en Marbella.

El establecimiento del chef marbellí se suma a los otros diez que, en España, cuentan con las tres distinciones: Martín Berasategui, Arzak, Akelarre y Azurmendi en el País Vasco; El Celler de Can Roca, Abac y Lasarte, en Cataluña; Aponiente, en Andalucía; Diverxo en Madrid y Quique Dacosta, de Dénia (Alicante), en la Comunidad Valenciana.

García logró su primera estrella Michelín en el año 2000 con el restaurante Tragabuches, en Ronda (Málaga), y dos distinciones con Calima, en Marbella, convirtiéndose en el primer chef con dos estrellas de Andalucía.