Me acompañas?, te invito a caminar… Un recorrido a través de la práctica del Qigong

El Qigong es una reunión, un reencuentro con nuestra verdadera esencia como seres humanos.  Reunifica todas nuestras partes con un fin esencial... conocernos a nosotros mismos.

0
Formacion Zhineg Qigong
Formacion Zhineg Qigong

Por Antonio María Rabaneda – Profesor de Qigong.

Ámplia es la literatura que nos habla de las artes internas taoístas y budistas dentro de la tradición china.

Por eso prefiero hablaros sobre cuestiones más vivenciales, prefiero hablaros sobre la experiencia en la práctica de una de estas artes: El Qigong, que significa “trabajo o entrenamiento con la energía”.

Veréis, en mi búsqueda de un camino que me enseñara la forma correcta de vivir, un día me encontré con el Qigong.

Aunque ya lo conocía anteriormente, mi contacto más profundo y directo con esta práctica, fue en el año 1992. Recorriendo los caminos que conducen a Santiago, conocí a un chamán mexicano, que más tarde se convirtió en maestro y amigo. Él me enseñó la belleza de este arte, el manejo correcto de la energía y su utilización como camino de evolución.

A partir de aquí quise hacer del Qigong mi camino, mi camino con corazón.

Decía Don Juan, (maestro de Carlos Castaneda): “Cualquier camino es sólo un camino y no es vergonzoso, ni para uno mismo ni para los demás, abandonarlo si así te lo dicta tu corazón… Observa detalladamente cada uno de los caminos. Ponlos a prueba tantas veces como creas necesario. Luego pregúntate a ti mismo, y sólo a ti mismo, lo siguiente:¿Tiene corazón este camino?. Si lo tiene, el camino es bueno; si no lo tiene, no sirve para nada.”

Así que un día me hice esa pregunta y sentí que este camino era bueno para mí… Y aquí me tenéis dispuesto a compartirlo.

Vivimos en un mundo muy competitivo, donde la racionalidad manda, donde hay que tener títulos para “ser alguien”, algún que otro master, experiencia en tal o cual cosa.

Pero dónde conseguir que se nos enseñe a ser Seres Humanos, a ir por la vida con un rostro verdadero, con una sonrisa verdadera… dónde conseguir el diploma de la apertura del corazón…

Creo que esto no se enseña en las escuelas y me parece que tampoco en la universidad, y debería ser lo primero.

El hombre de hoy se haya dividido, el cuerpo anda por un lado, la mente por otro y el espíritu no se sabe ni dónde.La práctica del Qigong es una reunión, un reencuentro con nuestra verdadera esencia como seres humanos.  Reunifica todas nuestras partes con un fin esencial… conocernos a nosotros mismos.

Y en ese camino de autoconocimiento, ir asentando las bases de la verdadera salud, de la vitalidad, de la armonía, de la alegría de vivir.

El Qigong está siendo cada vez más respetado en todo el mundo y el motivo de que esto sea así es que ejerce un poderoso efecto sobre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Pero… ¿Cómo se traduce este efecto en los diferentes niveles?.

¿Qué ocurre a nivel físico?

A medida que el adepto de Qigong avanza en su práctica, su cuerpo se va transformando… Uno de los muchos cambios es que el centro de gravedad va a colocarse en su lugar: el vientre (el Dan Tien inferior), y ésto le va a ayudar a enraizarse en la tierra y a empezar a reconstruirse desde ahí, desde la base.

La respiración baja naturalmente del pecho a ese lugar, lo cual permite mayor aporte de oxígeno, y es la mejor manera de mantener, renovar y aumentar el capital de energía vital.

A partir de aquí, alinea su cuerpo, toma conciencia del lugar que ocupa en el espacio y empieza a sentir.

Así poco a poco se va abriendo a la energía, se despierta, siente, se energetiza.  Se siente más fluido y listo para la acción.

Los artistas marciales en China hacen Qigong durante una hora antes de salir a una competición. Hacen posturas estáticas como Zhang zhuang (abrazar el árbol) o cualquier forma energética, después salen y combaten. Esta es una de las aplicaciones de este trabajo.

Su aplicación en el arte, más concretamente en la danza, también es de gran ayuda, la hija de uno de mis maestros Yvés Requena, es bailarina y hace una buena integración entre ambas artes.

También es útil en la rehabilitación de la salud de los enfermos, estos se sienten más útiles al participar en su proceso curativo. Más tarde toman conciencia que el Qigong les ha ayudado a sanarse.

A nivel psíquico y mental

Los médicos chinos suelen decir que “un nudo de Qi en el cuerpo provoca un nudo en la Psique y también al contrario”.

El Qi es la energía que circula por los meridianos y de ahí a cada uno de los rincones del cuerpo.

¿Qué ocurre con la práctica del Qigong?

En la vida de cada uno de nosotros hay cosas del pasado, condicionamientos, traumas, que quedan grabados, no sólo en nuestra psique sino también en nuestro cuerpo, las emociones son energías que se graban en el cuerpo en forma de nudos de Qi.

Pues bien, la práctica de Qigong ayuda a que estos condicionamientos, traumas y nudos del pasado, se deshagan en el cuerpo y se limpien… provocando así, que se limpien también a nivel psíquico.

Actúa como una autobioenergía, un autorrenacimiento.  A veces hay pequeños partos emocionales, en esos casos se deja que el bebé salga con placenta y todo.  Después nos quedamos mucho más ligeros.

No siempre ocurre así, aunque he vivido también estos procesos emocionales, lo más interesante es que el trabajo de limpieza y desatasco también se realiza de una forma muy suave. Un día simple y llanamente me di cuenta de que algo había cambiado, cuando al ponerme frente a una misma situación que antes me recordaba cosas vividas y provocaba en mí inquietud y malestar, ahora era diferente… algo cambió… se limpió ese mal recuerdo… A partir de aquí todo empieza a ser más agradable.

Los procesos mentales se vuelven más claros, la capacidad de concentración aumenta y nuestra relación con el mundo cambia totalmente.

A nivel espiritual

La filosofía china, al contrario de lo que nos han enseñado las religiones y la ciencia materialista en occidente, considera lo físico y lo espiritual como aspectos indivisibles de una misma realidad.

Todo está unido para la forma de pensar taoísta. Una vez escuché a un hombre sabio, al que se invitó a decir unas palabras en una ceremonia en la que los organizadores se preparaban para hacer unas “ofrendas al fuego” con flores… empezó su discurso diciendo: “No se arranca una flor sin que una estrella se caiga en el firmamento”. Benditas palabras ante tamaña barbarie…

Como decía, todo está unido.  Así, si una de nuestras partes está afectada va a repercutir en las demás. Es por esto que esta limpieza física y psíquica va a desbrozar el camino para el encuentro con nuestro Ser, nuestra verdadera esencia…  La paz se instala en nuestro interior y nos sentimos más felices y alegres, comprendiendo a partir de aquí, que somos responsables y partícipes de esa felicidad.

Lo que viene a continuación es que experimentamos tantas cosas a todos los niveles que uno empieza a dejar de buscar maestros espirituales para encontrarse con su propio maestro interno.

Ahora, te invito a dar el primer paso… quizá el Qigong te revele sus secretos…

La constancia, la práctica sincera, la humildad y el respeto ante esta energía de vida, marcan el camino a recorrer… rutas continentales que cambian vidas o bien paseos al atardecer…  está en tus manos…

Presentación de la Formación en Zhineng Qigong el Sábado 1 de Septiembre 2018 en el edificio ACEB, en Calle Parra, s/n. Arroyo de la Miel.

Información Escuela Shen Ji: 629 243 148 y 637 533 199.

Imparte: Antonio María Rabaneda