PSICÓLOGOS EN MÁLAGA DESVELAN CÓMO COMBATIR LA ASTENIA PRIMAVERAL

Con la llegada de la primavera, ¿sientes agotamiento y cansancio? ¿Te cuesta mantener tu ritmo habitual de actividades? ¿Te encuentras triste o irritable? Es probable que estés sufriendo Astenia primaveral. Psicólogos Málaga PsicoAbreu desvela las claves para combatirla.

Astenia primaveral

¿Qué es la Astenia primaveral?

La Astenia primaveral podría definirse como un cuadro clínico en el que se manifiestan una serie de síntomas subjetivos como: disminución de los niveles de energía y fuerza corporales, reducción de la motivación, sensación de cansancio y agotamiento físico y mental.

Síntomas de la Astenia primaveral

Algunos de los síntomas principales han sido mencionados ya. Además, entre los síntomas más frecuentes que caracterizan a la Astenia encontramos estos otros síntomas:

  • Apatía
  • Disminución del apetito
  • Estado de ánimo decaído
  • Disminución del deseo sexual
  • Problemas de concentración, atención o memoria
  • Estado de ánimo irritable o variable
  • Malestar general
  • Dolores de cabeza
  • Hipotensión arterial
  • Alteraciones en el sueño
  • Fiebre

Según la psicóloga malagueña Ana Romero Gómez del gabinete de psicología en MálagaPsicólogos Málaga PsicoAbreu: “estos síntomas suelen provocar una serie de alteraciones en la vida de la persona, afectando a diferentes ámbitos (trabajo, estudios, ocio, etc.) y obligando a la persona a realizar cambios en sus comportamientos“.

Causas de la Astenia primaveral

El origen de la Astenia primaveral suele estar asociado a una serie de alteraciones provocadas por el cambio estacional como por ejemplo: aumento de temperatura y las horas de luz solar, el cambio de hora y variaciones hormonales.

¿Cómo combatirla?

Astenia primaveral

  • Mantener una dieta equilibrada y variada, rica en vitaminas y minerales.
  • Hidratar el organismo de forma adecuada.
  • Dormir, al menos, ocho horas diaria, o más, si fuera necesario.
  • Evitar el consumo de sustancias estimulantes como la cafeína o el tabaco, y la ingesta de alcohol.
  • Practicar ejercicio físico diario durante 30 minutos.
  • Instaurar rutinas en los horarios y actividades.
  • En aquellos casos en los que la Astenia tiene una duración prolongada, o su aparición es recurrente, resulta especialmente efectiva la terapia psicológica, con el objetivo de llevar a cabo cambios cognitivos, emocionales y conductuales que faciliten la adaptación y el afrontamiento de variables externas estresantes para la persona.