Ser feliz en 2018, no es cuestión de suerte

¿Cuál es su objetivo en la vida? La mayoría de las personas a las que se les formula esta pregunta lo tienen claro, “ser feliz”. ¿Es realmente posible encontrar la felicidad? ¿El dinero da la felicidad? ¿Cuáles son las verdaderas claves de la felicidad?

La psicóloga de Málaga Ana Romero Gómez del gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu expone las claves para alcanzar la felicidad con la llegada del nuevo año. Según menciona: “durante años se creyó que la felicidad era incontrolable por el ser humano, sin embargo, con la llegada del concepto bienestar psicológico y psicología positiva de Martin Seligman, se demostró que la felicidad se puede aprender, igual que otras habilidades“.

feliz en 2018

Razones para ser feliz

En una sociedad en la que la esperanza de vida se va incrementando década tras década, la búsqueda de la felicidad resulta imprescindible para disfrutar de los años extras con una buena calidad de vida.

Además, se sabe que la gente feliz vive 15 años más, gozan de mejor salud, previenen enfermedades mentales, e incluso, son más productivos laboralmente.

¿El dinero da la felicidad?

Los estudios que han relacionado los niveles de ingresos con los niveles de felicidad han evidenciado que existe una correlación entre dichas variables, pero sólo hasta cierto punto. Es decir, las personas con dinero son más felices que aquellas que no tienen dinero. Sin embargo, una vez cubiertas las necesidades básicas, los niveles de felicidad no muestran variaciones significativas al incrementar los ingresos.

Claves para ser feliz

Autores como Seligman y estudios españoles como la Encuesta Mundial de Valores han tratado de señalar cuáles son las variables relacionadas con la felicidad de las personas, encontrando que las siguientes resultan relevantes:

  • Estado civil: las personas casadas o que viven en pareja refieren mayores niveles de felicidad que aquellas que viven solas.
  • Situación laboral: las personas en paro son significativamente más infelices que aquellos con una ocupación.
  • Salud: esta variable está altamente relacionada con los niveles de felicidad expresado por las personas.
  • Religión: se ha evidenciado que la presencia de creencias religiosas en las personas tiene efectos positivos sobre la felicidad. Respecto a esta variable parece ser que el principal factor asociado a los efectos está en relación al apoyo social y al sentimiento de pertenencia y participación en una comunidad.
  • Relaciones sociales: las relaciones sociales promueven el sentimiento de integridad y la confianza en los demás, estas dos variables se han visto estrechamente relacionadas con niveles más altos de felicidad.
  • Practicar ejercicio físico: la práctica de 20 minutos diarios de ejercicio equivale a una dosis de Prozac o cualquier otro antidepresivo. Este efecto se da porque durante la práctica de ejercicio físico el cerebro libera endorfinas, una hormona relacionada con la sensación de placer.

La Psicóloga malagueña recalca que a pesar de la existencia de ciertas variables relacionadas con la felicidad, no existe una relación causal. Es decir, estas variables contribuyen a incrementar los niveles de felicidad, pero no resultan imprescindibles, ya que la felicidad está estrechamente ligada a variables relacionadas con uno mismo.