La música del fado llega a Málaga de la mano de Cristina Branco

El 2 de noviembre a las 21:00 horas la cantante portuguesa interpretará en directo su último trabajo, ‘Menina’ Las invitaciones pueden recogerse a partir de hoy, lunes 30 de octubre, en horario de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas

0

Nada predestinaba a Cristina Branco a emprender una carrera como cantante de fados. Pero esta joven estudiante de psicología, que había estado trabajando para abrirse camino profesionalmente en el periodismo, acabó decantándose por una nueva vocación.

Y con ella llega el próximo jueves, 2 de noviembre, a Málaga para interpretar las canciones de su último trabajo, ‘Menina’. El concierto será a partir de las 21:00 horas en el Centro Cultural Provincial MVA (C/ Ollerías, 34).

Este concierto se enmarca dentro de ‘Con sello propio’, el ciclo dedicado a la música con el que la Diputación de Málaga, a través de Culturama, acerca a la provincia a cantautores y grupos que se aproximan a las diferentes músicas del mundo. Las invitaciones para acudir al mismo pueden recogerse en el propio MVA a partir de hoy, lunes 30 de octubre, en horario de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas, con un máximo de dos invitaciones por persona.

Branco se crió en el pueblo de Almeirim, al norte de Lisboa y lejos de las tradicionales casas de fado del Barrio Alto de la capital portuguesa, aunque ya cantaba como aficionada en sus ratos libres. Al igual que los jóvenes de su generación, nacida en la época de la ‘revolución de los claveles’, rechazó esta forma tradicional de canción a favor del jazz, el blues o la bossa nova. Pero al cumplir 18 años su abuelo le regaló un disco de canciones hasta entonces inéditas de Amalia Rodrigues y ahí surgió su encuentro decisivo con la música.

Los temas originales de su nuevo álbum contemplan compositores como Filho da Mãe y André Henriques (Linda Martini), Cachupa Psicadélica, Mário Laginha y António Lobo Antunes. La producción es de Ricardo Cruz y cuenta con el trío de músicos compuesto por Bernardo Moreira (contrabajo), Luís Figueiredo (piano) y Bernardo Couto (guitarra portuguesa).

Es fundamentalmente un disco con nuevos enfoques, nuevos compositores de distintas latitudes de la música portuguesa como los ya referidos, Peixe y Nuno Prata (“Ornatos Violeta”), Pedro da Silva Martins y Luís Martins (“Deolinda”), Jorge Cruz (“Diabo na Cruz”), Luís Severo (“Cão da Morte”), un fado tradicional (con texto de Amália), y textos de Ana Bacalhau (“Deolinda”) y Kalaf (“Buraka Som Sistema”).

Desde aquel 18 cumpleaños Cristina Branco descubrió la pasión y la emoción que se apodera de esta música y los estrechos lazos que anudan los poemas, las notas y el color de la voz. Lo mismo le sucedió a toda una nueva generación de músicos jóvenes, que en el curso de la última década han contribuido a la rehabilitación de esta música tanto social como políticamente, adaptándola y mezclándola con nuevas corrientes.