Miles de personas se movilizan contra el nuevo modelo de financiación de las guarderías

Susana Díaz subraya que el decreto sobre guarderías beneficiará la calidad y permitirá a los padres elegir según necesidades

0

Miles de personas –unas 3.000, según la organización– han participado este jueves en la manifestación a las puertas de la Consejería de Educación de la Junta andaluza convocada por las patronales Escuelas Infantiles Unidas, Coordinadora de Escuelas Infantiles de Andalucía y ACES en señal de protesta por el nuevo modelo de financiación del sector de Infantil de cero a tres años.

Al margen de las tres patronales y de los centros asociados, también han estado presentes numerosas familias “de toda Andalucía” y delegados de los sindicatos CCOO, UGT, FSIE y USO. Todo ellos, según ha explicado a Europa Press la vicepresidenta de la Asociación de Escuelas Infantiles Unidas (Aeiou), María Isabel Uncala, han permanecido de 12,00 a 14,00 ante la Consejería “con pancartas, babis, los propios bebés y toda nuestra parafernalia”.

Aunque la Viceconsejería se ha reunido en el transcurso de la movilización con una representación de los organizadores, “ha sido más un acto de cortesía que para encontrar puntos en común: se ha limitado a escuchar nuestras reivindicaciones y nuestro malestar, y decirnos posteriormente que todo sigue igual, que esto es voluntario y que quien quiera puede no adherirse”.

“No se deja claro todos los problemas que puede generar el nuevo sistema a las familias y los centros”, aduce Uncala respecto a un modelo que propone la adhesión de centros para aumentar el número de éstos y de plazas ofertadas con convenio, así como el número de beneficiarios de ayudas a este servicio socioeducativo, recibiendo las escuelas una compensación económica por la gestión que realizan como entidades colaboradoras en la tramitación de las ayudas a las familias, que a su vez deberán solicitarlas específicamente.

A pesar de que Educación ha accedido a modificar algunos puntos conflictivos, “no nos parece suficiente”, pues en relación a que las familias puedan solicitar la ayuda en cuanto a los niños que no hubieran alcanzado las 16 semanas a 1 de septiembre y tengan que entrar en la guardería con el curso empezado, “desde la Consejería nos piden un acto de fe, ya que no hemos visto ningún documento escrito que especifique las condiciones ni se nos dice la fórmula”. Tampoco se garantiza la ayuda a padres que encuentran trabajo y deben conciliar con el curso empezado, al no saberse si habrá presupuesto suficiente.

Tampoco ven con buenos ojos la fijación de un mínimo en el precio, cuyo máximo estará en 280 euros por plaza. “Queremos precio único, y no discriminación de alumnado, con brechas de desigualdad, entre una zona y otra”, asevera la vicepresidenta de Aeiou.

“Tenemos más fuerza que nunca, intentaremos organizarnos en una reunión conjunta y contactaremos con sindicatos y partidos políticos”, ha añadido Uncala, que ha querido dejar claro que alaban la ampliación de plazas y el aumento del número de centros conveniados, aunque no con un modelo “con muchos flecos y deficiencias”.

Por CCOO, el secretario general de la Federación de Enseñanza en Andalucía, Diego Molina, ha criticado en una nota que en la elaboración del decreto la Consejería ha sustraído “de forma fehaciente” el derecho de negociación de los trabajadores, mostrando asimismo su “preocupación” por la repercusión que los cambios en la norma puedan tener sobre el empleo y las condiciones laborales de los trabajadores del sector, debido al modelo de concurrencia competitiva introducido en la modificación del decreto planteada por Educación.

“Es normal la fricción”, dice la presidenta

Por su parte, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha defendido este jueves que el nuevo modelo de financiación sobre los centros de Educación Infantil de cero a tres años beneficiará la calidad del servicio y permitirá a los padres elegir el centro en función de sus necesidades.

En declaraciones a los periodistas en Antequera (Málaga), donde ha participado en un foro empresarial sobre digitalización, ha incidido en que los padres podrán elegir la guardería a la que llevar a sus hijos: “Quienes quieran la misma la tendrán y quienes quieran otra, por estar cerca de su casa, de su trabajo o de la casa de los abuelos, lo podrán hacer”.

En cualquier caso, la dirigente andaluza ha dicho comprender que quienes hasta el momento eran las únicas guarderías concertadas se “resistan” a que se amplíe el número, toda vez que el nuevo modelo prevé abrir la participación a todos los centros autorizados y proteger e impulsar el empleo de un sector que hoy supone más de 15.000 puestos de trabajo. De esta manera, se podrían incorporar a esta iniciativa más de 600 escuelas infantiles, mientras que la permanencia de los centros que ya estaban la tienen garantizada.

En ese sentido, ha recordado que la Administración debe cumplir con las leyes de la Cámara de Cuentas que “obligan a la apertura a todas las guarderías” y ha incidido en que la nueva fórmula “busca el entendimiento de todos”.

“Es normal la fricción ya que antes era para unas pocas y ahora se abre pero espero que, desde el acuerdo, se encuentren puntos en común”, ha previsto la presidenta andaluza, que también ha hecho alusión al aumento anual de 3.000 plazas en los últimos años, una cantidad que para el próximo curso alcanzará las 12.000, hasta un total de 110.000.