Compartir este artículo

Ecología y medio ambiente

Destruyen medio kilómetro de un tramo protegido del Río Genal

Destruyen medio kilómetro de un tramo protegido del Río Genal

Medio kilómetro del Río Genal ha sido destruido por movimientos de tierra realizados durante los últimos días de junio, en el término municipal de Gaucín, alterando el cauce y eliminando el bosque de ribera en un tramo incluido en la Zona de Especial Conservación (ZEC) Valle del Río Genal, de la Red europea Natura 2000. La zona, visible desde el puente de la carretera A-377, ha perdido hábitats protegidos y hábitats de especies protegidas, en un momento en el que las especies piscícolas se encontraban en reproducción, por lo que estos hechos han sido denunciados por la Asociación para la conservación piscícola y de los ecosistemas acuáticos del sur (ACPES) ante la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, ya que hay indicios de que en esta ocasión han sido realizados por un particular.

Este tramo no había sufrido este tipo de prácticas desde hace 11 años, puesto que en 2011 fue la última vez que se produjo. El pasado 2021 se celebró la recuperación espontánea de este ecosistema tras su última destrucción fluvial, puesto que un denso bosque de sauces (Salix purpurea) dominaba las riberas. El tramo, además, había pasado de ser temporal a ser permanente, permitiendo la vida de especies acuáticas durante el verano, ganando en biodiversidad y aumentando la disponibilidad de agua circulante. Un hecho especialmente importante porque esta zona había recibido la atención de voluntarios medioambientales que acudían a salvar los peces debido a las mortandades que se producían por la desecación estival. Este tramo había ganado bastante resiliencia frente al Cambio Climático, al ser capaz de soportar grandes inundaciones (como la de 2018) y fuertes sequías (como la de 2021). Estos hechos fueron publicados en la revista Quercus, la principal revista de divulgación de la naturaleza en España: Río Genal: diez años de un bosque de ribera recuperado (Quercus 429: 44-45). Pese a la valiosa información que ofrecía la zona con respecto a la recuperación ecológica y resiliencia frente al Cambio Climático para otros ríos similares, no ha podido sucumbir al paso de las máquinas, y es muy posible que se vuelva a secar este mismo verano.

Estado del tramo afectado en agosto de 2021.

Las mal llamadas “limpiezas de cauces” son una práctica destructiva muy arraigada en la sociedad y que se apoyan en la creencia errónea de que un cauce convertido en un canal protege de las inundaciones, un hecho que no tiene base científica puesto que la velocidad de las aguas aumenta, acrecentando los daños provocados por las inundaciones. Los terrenos contiguos a los ríos son llanos y reciben el nombre de llanuras de inundación porque son propensos a inundaciones periódicas de forma natural, y no hay actuaciones humanas que puedan impedirlo. Las únicas actuaciones posibles van encaminadas a la adaptación, consistentes en respetar los terrenos inundables y reducir la energía del agua durante la inundación, lo que pasa irremediablemente por la conservación de los ecosistemas fluviales que es, además, de obligado cumplimiento en la Red Natura 2000 y son las autoridades ambientales las responsables de velar por su conservación. Sin embargo, un estudio mundial reciente (Effectiveness of Protected Areas in Conserving Biodiversity. A Worldwide Review; 2022) ha puesto en evidencia que la Red Natura 2000 es una de las figuras de protección menos efectivas en la conservación de la naturaleza, y la provincia de Málaga es un buen ejemplo de ello.

Compartir este artículo

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ir a la barra de herramientas