La religión: una visión que supera los detalles

0
497

En muchos casos, la religión se presenta como uno de los factores más importantes de conflicto y división entre los pueblos, y no hay duda de que quien la presenta de esta manera no la ve sino desde una simple perspectiva superficial, que en esta se enfoca en los detalles, así considerándolos como las características más importantes de cada religión en total desprecio a su verdadero espíritu, que sin duda es el factor más importante y más profundo.

En muchos países del mundo, la gente está dividida entre quienes apoyan la religión de los conservadores y quienes se oponen a ella de los liberales, pero aquí quiero centrarme en un punto muy importante al que no mucha gente le presta atención, ¿Qué forma de religión apoyamos o nos oponemos?

La religión, como cualquier cosa en la vida, puede tratarse de varias formas, y asumir que solo hay una fórmula para tratar la religión es un pensamiento ingenuo, que la religión tal como la presentan los extremistas en diferentes partes del mundo es sin duda una razón para dividir a los pueblos, pero aquí me pregunto, es por qué consideramos que la visión de los extremistas es la única e ignoramos el resto de visiones?

Cuando lo hacemos apoyamos sin sentir la ideología de los extremistas y hacemos de sus ideas postulados que no pueden ser discutidos, aparte de hacer que los ciudadanos de diferentes pueblos obligados a elegir entre una forma estricta de religión o recurrir al otro campo, que es completamente hostil a la religión,  ciertamente es una elección difícil y, en mi opinión, es incorrecta..

Y aquí nos encontramos frente a otra pregunta que se presenta, que es: ¿si hay realmente otras visiones en contraste con esta visión estricta de la religión? Ciertamente, hay muchos pensadores y filósofos que presentaron ideas altamente sofisticadas sobre la religión, y podemos simplemente presentar su visión como una alternativa a la estricta visión tradicional. Aquí, me gustaría mencionar, por ejemplo, palabras escritas en letras de oro por el filósofo andaluz musulmán Ibn Arabi en las que decía:

«Hubo un tiempo,
en el que rechazaba a mi prójimo
si su fe no era la mía.
Ahora mi corazón es capaz
de adoptar todas las formas:
es un prado para las gacelas
y un claustro para los monjes cristianos,
templo para los ídolos
y la Kaaba para los peregrinos,
es recipiente para las tablas de la Torá
y los versos del Corán.
Porque mi religión es el amor.
Da igual,
a dónde vaya la caravana del amor,
su camino es la senda de mi fe.»

Tales palabras encontrarán similitudes en los escritos espirituales de los monjes cristianos y los pensadores de la Qabbalah en el judaísmo. Recuerdo que uno de los libros más importantes que leí sobre el sufismo en el Islam fue escrito por un monje cristiano, que no encontró en el misticismo del Islam una gran diferencia entre él y la espiritualidad de los monjes cristianos, y La verdad es que realmente no hay diferencia, porque el verdadero espíritu de las religiones es uno, y esto es en lo que debemos enfocarnos, y así se convierte la religión en un factor de nuestra unidad, lo que por supuesto no ocurre cuando nos enfocamos en detalles superficiales, como siempre hacen los extremistas de las diferentes religiones.

Nuestra visión de estas ideas espirituales como ideas imaginarias y románticas alejadas del mundo de la realidad es, en mi opinión, un gran error, porque hace que abordarlas sea un sueño imposible de implementar, y por lo tanto no se presentan como una solución. , sino más bien como frases bonitas que disfrutamos leyendo y repitiendo sin ser aplicadas. De hecho, esas ideas son las más profundas y civilizadas, y veo en ellas una fórmula ideal para presentar la religión con lo que está en consonancia con el progreso y el avance humanos de nuestro tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí