España bate el récord de 47,4 millones de residentes gracias a la llegada de extranjeros

La inmigración compensó que murieran más personas de las que nacieron en 2020

0
100

La población residente en España se situó en 47.394.223 habitantes el pasado 1 de enero, lo que supone un nuevo máximo histórico gracias a que aumentó en 61.609 personas durante 2020 debido a que el saldo migratorio positivo compensó el vegetativo negativo porque los fallecimientos superaron a los nacimientos.

Así se desprende de datos dados a conocer este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), tanto de cifras de población a 1 de enero de 2021 como de estadística de migraciones en 2020. Se trata de datos provisionales que se actualizarán hasta ser definitivos el próximo mes de diciembre.

Con fechas a 1 de enero, la serie histórica del INE, recogida por Servimedia y que empieza en 1971, indica que España superó la barrera de los 35 millones de residentes en 1974 (45.177.294), la de los 40 millones en 1998 (40.143.449) y la de los 45 millones en 2008 (45.668.938). El crecimiento de la población ha sido continuo salvo en el cuatrienio entre 2013 y 2016, cuando experimentó cuatro años consecutivos de descenso.

En términos relativos, el crecimiento anual de la población se moderó al 0,13% en 2020 desde el 0,84% de 2019, por los efectos de la pandemia de la Covid-19. El aumento poblacional del año pasado fue fruto de un saldo migratorio positivo de 216.244 personas (hubo 465.721 inmigraciones procedentes del extranjero y 249.477 emigraciones con destino al extranjero), que compensó el saldo vegetativo negativo de 153.167 personas (338.435 nacimientos frente a 491.602 defunciones).

NACIONALIDAD Y LUGAR DE NACIMIENTO

El crecimiento poblacional de España se debió al incremento de la población de nacionalidad extranjera, ya que la de nacionalidad española se redujo. El número de extranjeros aumentó en 149.011 personas durante 2020, hasta un total de 5.375.917 a 1 de enero de 2021. Este incremento respondió, en su mayor parte, a un saldo migratorio positivo de 230.026 personas.

Por el contrario, la población de nacionalidad española se redujo en 87.402 personas. Esta evolución fue resultado de un saldo vegetativo negativo (de 198.670 personas) y de un saldo migratorio también negativo (13.782 personas), que no se vieron compensados por las adquisiciones de nacionalidad española (que afectaron a 126.164 personas, según datos provisionales). En cuanto a los españoles nacidos en España, la población descendió en 183.299 personas a lo largo de 2020.

Entre las principales nacionalidades, los mayores incrementos se dieron en la población colombiana (36.726 más), venezolana (22.018) y marroquí (15.221). Y los mayores descensos en la de Rumanía (–7.132), Ecuador (–5.293) y Bulgaria (–1.831).

En términos relativos, los mayores crecimientos de población durante 2020 se dieron entre los residentes de Colombia (14,1%), Honduras (12,6%) y Venezuela (11,8%). Y los mayores descensos, entre los nacionales de Ecuador (–4,0%), Bulgaria (–1,5%) y Rumanía (–1,1%).

COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Durante 2020, la población creció en 12 comunidades autónomas y se redujo en las cinco restantes. Los mayores incrementos en términos relativos se dieron en Baleares (0,72%), Murcia (0,55%) y Canarias (0,33%). En el otro extremo, los descensos de población más acusados se dieron en Castilla y León y Asturias (ambas con –0,58%), y Extremadura (–0,37%).

El saldo migratorio de España con el exterior fue positivo en 216.244 personas durante 2020. Un total de 465.721 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en territorio español (un 37,9% menos que en 2019). Por su parte, 249.477 personas abandonaron España con destino a algún país extranjero (un 15,8% menos que en el año anterior). De los inmigrantes procedentes del extranjero, 413.210 tenían nacionalidad extranjera y 52.511 española.

En cuanto a la emigración, 183.184 salidas fueron protagonizadas por extranjeros y 66.293 por españoles. De estas últimas, 42.617 habían nacido en España.

El saldo migratorio de la población con nacionalidad extranjera fue de 230.026 personas durante 2020. Este saldo, que se redujo notablemente respecto a 2019 por los efectos de la pandemia, fue resultado de una inmigración de 413.210 personas y una emigración de 183.184. El número de inmigrantes bajó por primera vez desde 2014. Por su parte, el de emigrantes fue el menor desde el comienzo de la serie.

Las principales nacionalidades de los inmigrantes extranjeros fueron la colombiana (con 51.067 llegadas a España), la marroquí (44.720) y la venezolana (29.448). Por su parte, las nacionalidades de emigrantes más numerosas fueron la rumana (26.073 salidas), la marroquí (17.671) y la británica (13.293). Estas tres fueron, además, las mayoritarias entre la población extranjera residente.

ESPAÑOLES EN EL EXTRANJERO

El saldo migratorio de los españoles con el exterior fue negativo en 2020, tras dos años en positivo. En concreto, fue de 13.782 salidas netas hacia el exterior. Este saldo fue consecuencia de una inmigración procedente del extranjero de 52.511 personas y de una emigración al exterior de 66.293.

La llegada de españoles no consiste fundamentalmente en una inmigración de retorno, sino también de personas con nacionalidad española no nacidas en España (23.916 personas de las 52.511 que inmigraron habían nacido en España).

La población de nacionalidad española que llegó a España en 2020 procedía, principalmente, de Reino Unido (4.959 personas), Venezuela (3.896) y Ecuador (3.895). Por su parte, los mayores receptores de emigrantes españoles fueron Reino Unido (15.085 personas), Francia (8.881) y Estados Unidos (5.588).

De las 249.477 personas que abandonaron el país en 2020, un 18,0% siempre habían residido en España. El resto (82,0%) habían inmigrado en algún momento anterior.

Por nacionalidad, el 57,2% de los españoles que emigraron durante 2020 siempre había residido en España, frente al 3,8% de los extranjeros.

Todas las comunidades autónomas presentaron saldo migratorio positivo con el exterior durante 2020. Los mayores se dieron en Cataluña (46.241), Comunidad de Madrid (41.429) y Andalucía (32.811). Por el contrario, las regiones con menores saldos migratorios fueron La Rioja (1.333), Extremadura (1.463) y Cantabria (1.986).

Los mayores saldos migratorios entre comunidades durante 2020 se dieron en Castilla-La Mancha (8.752 entradas netas), Comunidad Valenciana (5.043) y Galicia (4.593). En Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Castilla–La Mancha o Galicia el saldo aumentó notablemente respecto a años anteriores e incluso cambió de signo en alguna de ellas.

Por el contrario, Comunidad de Madrid (–20.836), Cataluña (–6.701) y Baleares (–2.106) presentaron los saldos más negativos. En Comunidad de Madrid y Baleares, el saldo migratorio con el resto de España fue negativo por primera vez desde 2011.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí