CazaLibros: Agnes Grey (y el reto de leer a las hermanas Brontë, parte II)

Seguimos con el reto de leer las principales novelas de las hermanas Brontë.

El #retohermanasbrontë empezó con “Cumbres Borrascosas” (Emily Brontë, 1847), y lo ha seguido “Agnes Grey”, escrita por Anne Brontë también en 1847.

Agnes es una mujer victoriana muy atípica, ya que intenta salir adelante con autonomía económica sin tener que recurrir al matrimonio por conveniencia, como sus congéneres.

Sus padres han tenido mucha importancia en esta decisión, puesto que la han educado en la cultura del trabajo y ellos mismos son ejemplo de que se puede ser feliz con una unión nacida del amor.

La madre de Agnes renunció a las comodidades que su status social, como hija de un caballero acomodado, le ofrecía. Pudo haberse asegurado su futuro con un matrimonio concertado por su padre, pero prefirió seguir su corazón.

A partir de esta premisa, la novela rompe esquemas, haciendo que  Agnes crezca en una familia feliz aunque no adinerada.

Al cumplir los 19 años decide empezar su independencia económica y ayudar a la familia. Su mejor opción es convertirse en Institutriz, un trabajo especialmente inventado para jóvenes de su posición social y necesidades.

Anne Brontë utiliza esta faceta laboral para mostrarnos la forma de vivir de quienes tienen todo a sus pies y se aseguran de pisotear lo que consideran oportuno pisar.

Pasando por varias familias donde será tratada como una sirvienta más, Agnes madura y se encuentra a sí misma.

Conoce lo importante de ayudar al prójimo, de acompañar con la lectura a quién no puede leer;  aprende a decir todo y nada solo con un gesto, un silencio o con las palabras justas.

Anne Brontë resulta ser una escritora que reivindica las clases sociales más modestas.  Su heroína no es la típica mujer victoriana que sólo tiene como objetivo en la vida el matrimonio, aunque sí refleja esta situación en una de las chicas a las que instruye, que viene a resultar una mujer caprichosa que pretende elegir marido según su orden de nacimiento o su cuenta bancaria. También les da protagonismo a los hombres, como padre de familia abnegado,  marido consentidor o clérigo inglés, los hay que quieren casarse con una chica de buena dote y los que también quieren casarse por amor. Resulta ser muy igualitaria en esta parte y se agradece.

Hay ocasiones en que pierdes la perspectiva y confundes autora y protagonista, porque Anne pudo ser Agnes y viceversa.  De hecho se considera semi autobiográfica porque Anne Brontë ejerció de Institutriz y muchas de las vivencias de su primer trabajo están plasmadas en la novela.

He disfrutado de su lectura porque me ha recordado en algunas partes a Jane Austen (nacida en Reino Unido en 1775), sobre todo en la descripción de las relaciones sentimentales, y a la Jo March de “Mujercitas” (May Alcott, 1868) cuando Agnes quiere abrir una escuela,  aunque Alcott  escribiera su novela años después,

En definitiva, Agnes Grey es una novela dentro de un juego literario entre hermanas escritoras que resulta ser un buen comienzo para conocer a la autora.

Seguimos con el reto…próximamente “Jane Eyre” de Charlotte Brontë…de ella ya hablaremos otro día.

Sobre la autora

Anne Brontë (Thorton 1820 – Scarborough 1849) fue una novelista y poetisa británica, la más joven de la familia Brontë, autora de dos novelas que hoy son clásicas de la literatura inglesa: Agnes Grey y La inquilina de Wildfell Hall.

 

Si os apetece leer o acercaros otra vez a la Parte I del reto de las Hermanas Brontë, aquí tenéis el link: https://www.malagaldia.es/2021/03/05/cazalibros-cumbres-borrascosas-y-el-reto-de-leer-a-las-hermanas-bronte-parte-i

Para más artículos como éste, puedes visitar mi perfil https://www.malagaldia.es/author/helen_cazadora_de_libros/

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí