Potenciar la economía malagueña, la vivienda digna y la industrialización del sector agroalimentario

0

Adelante Andalucía insta al derecho fundamental a una vivienda digna y a la creación de una estrategia de industrialización de la provincia como herramientas para potenciar la economía malagueña

Guzmán Ahumada, presentará sendas propuestas a la Junta con el objetivo de impulsar dos sectores estratégicos en Málaga como la vivienda y el agroalimentario.

El diputado andaluz y coordinador provincial de Izquierda Unida, Guzmán Ahumada, subraya la necesidad de garantizar una vivienda digna para todos los malagueños y malagueñas y la erradicación de las infraviviendas existentes, para ello, presentará en el parlamento andaluz una iniciativa para que desde la consejería del ramo “se habilite una bolsa dotada inicialmente con 150 millones de euros para establecer una línea de crédito que garantice que nadie se vea obligado a renunciar a ayudas para la rehabilitación de sus viviendas por razones económicas”.

Este impulso surge a colación del Real Decreto del Estado publicado en el mes de agosto por el que se iban a destinar a Andalucía 51 millones para ayudas en la rehabilitación energética de las viviendas y en las que las comunidades autónomas tendrían 3 meses para definir actuaciones y destinatarios, fijar cuantías máximas y mínimas de dichas actuaciones y establecer anticipos a los posibles beneficiarios, esto es, que la Junta pudiera ayudar en forma de anticipo para que las personas que accedieran a dichas ayudas puedan hacerse cargo del porcentaje de la subvención recibida que están obligados a abonar

La bolsa que proponemos se podría destinar tanto a esas ayudas del estado para la rehabilitación energética de viviendas y a otros programas que se pudieran impulsar para la rehabilitación, desde la adecuación funcional de las mismas o la erradicación de las infraviviendas”, apunta Ahumada.

El coordinador provincial de IU apunta a que “además de garantizar una vivienda digna para todos los malagueños y malagueñas, con estas líneas de ayuda se podría impulsar la estabilidad y sostenibilidad de un sector muy importante para la economía de la provincia como es el de la construcción, y que no se vea supeditada, permanentemente ligada, a la cultura del pelotazo y de la especulación, y que pueda apostar por la rehabilitación y la regeneración de viviendas públicas y privadas y espacios públicos”.

Una estrategia de industrialización

Otra de las propuestas anunciadas por Ahumada pasa por “llevar a cabo una estrategia para la industrialización de Málaga y Andalucía, impulsada desde la Junta y que tenga como aliados a los agentes económicos y sociales, a la universidad y al parque tecnológico con una apuesta decidida por la investigación y el desarrollo”.

Y es que el cierre de la planta de Coca Cola en Málaga es un ejemplo desgraciado más del proceso de desindustrialización que está padeciendo la provincia. Málaga ha pasado en la última década de tener un peso industrial del 8% al 6% del PIB. La destrucción del trabajo industrial ha sido de más de 16.000 empleos y eso tiene una traducción directa en más precariedad, más temporalidad y más paro”, índice Ahumada, quien recuerda que “la EPA indica que la subida del paro en Málaga es mucho mayor que en otras regiones, tanto en condiciones normales como en las condiciones extraordinarias que estamos padeciendo”.

El parlamentario señala que en Málaga “se dan las condiciones geoestratégicas y de comunicaciones perfectas para crear un potente tejido industrial con el eje ferroviario de Bobadilla, el puerto de la capital o la I+D+I donde la UMA aún no ha tocado techo”.

Es de vital importancia, y aquí vamos en consonancia con las propuestas de CCOO, impulsar un proceso de industrialización del sector agroalimentario en la provincia. Tenemos que pasar de ser productores a ser productores-transformadores y por ahí, en Málaga, se dan todos los ingredientes, productos de alta calidad durante todo el año, en la diversificación está el hecho diferenciador de la provincia”, abunda Ahumada.