Vecinos de Guadalmar exigen un parque canino, prometido desde hace tres años

Exigimos el parque canino en una zona de Málaga, Guadalmar, donde se concentran gran parte de familias con mascotas.

0

El concejal socialista Salvador Trujillo ha pedido al equipo de gobierno que “se cree ya el parque canino que prometió en 2017 a los vecinos de Guadalmar”, concretamente en una parcela municipal de unos 2.500 metros cuadrados en la calle Guadalhorce, a escasos metros del colegio público Julio Caro Baroja.

Según el responsable por el grupo socialista del distrito de Churriana, “los vecinos están hartos de promesas y piden que se ponga en marcha lo aprobado en 2017 en el salón de plenos, que fue una propuesta para la creación de este parque para que los residentes no tengan problemas por sacar a pasear a sus mascotas”. Dos años después, durante la campaña electoral, Salvador Trujillo recuerda que el responsable del distrito, el concejal popular José del Río, “insistió en que el parque canino se haría cuanto antes por la presión vecinal que aún espera, que el proyecto estaba en proceso. Pues el proyecto, en caso de que exista, lleva más de dos años durmiendo el sueño de los justos”.

Trujillo ha señalado que no existe en Guadalmar ningún espacio de este tipo, “un déficit inconcebible de pipican, fuentes de agua para los animales ni un perímetro vallado con zonas de sombra, con separación para mascotas grandes y pequeñas”.  También faltan contenedores y papeleras donde los dueños de perros puedan depositar los excrementos de sus mascotas. En esta línea, el edil ha agregado que algunas personas optan por pasear a sus mascotas en el Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce, anejo a la zona donde iría el parque canino. “El problema es que tras la última intervención de la Junta de Andalucía se han perdido los bancos y las papeleras. Los residentes esperan también la reposición del mobiliario”.

Loreto Pareja, que es vecina de Guadalmar y dueña de dos mascotas de gran tamaño, afirma que sus perros “no pueden estar sueltos por el paseo de la desembocadura del Guadalhorce, porque puede ser peligroso para ellos e incómodo para las familias y ciclistas que van por aquí a diario. Necesitamos un parque canino ya, nos lo merecemos, se lo merecen nuestras mascotas. Nosotros pagamos por el chip y nuestros impuestos religiosamente. No entendemos por qué aún no contamos con un espacio digno para que nuestras mascotas puedan hacer sus necesidades”.

En la misma línea se ha manifestado Cristina Rosas, otra vecina y dueña de un perro. “Recuerdo que llevamos más de tres años esperando a que nos den una solución. Molestamos a vecinos que no tienen mascotas, nos encontramos junto a un parque infantil y algunas familias no lo entienden. Yo necesito sacar a pasear a mi perro y no quiero esconderme por ello. Exigimos un lugar digno para que podamos convivir quienes tenemos perros y quienes no los tienen”.

Eduardo Castillejo es secretario de la asociación de vecinos ALMAR. Recuerda que la reivindicación de un parque canino desde 2017. Como es portavoz municipal por la asociación en el Consejo de Distrito de Churriana, “le hemos brindado todo el apoyo a los vecinos para llevar a cabo una recogida de firmas.

El Ayuntamiento sabe que necesitamos este espacio y se ha comprometido a llevarlo a cabo”. Según Castillejo, “alguien tuvo la idea de habilitar una playa para perros en Guadalmar, pero lo cierto es que a día de hoy esa playa, que es un recinto muy pequeño, está sucio, lleno de cañas y no tiene fuente de agua potable. Es un lugar donde nos quieren apartar sin resolver el problema de raíz. Exigimos el parque canino en una zona de Málaga donde se concentran gran parte de familias con mascotas”, ha zanjado el portavoz vecinal.