Las averías de lavavajillas más frecuentes y dónde encontrar los repuestos para repararlos

0

Los lavavajillas son uno de esos electrodomésticos que se han convertido en esenciales en cualquier cocina. Se acabó eso de pasar largas horas fregando después de las comidas, cuando hay una máquina que puede hacerlo de manera autónoma. Conocer cuáles son las averías más frecuentes y dónde encontrar los repuestos para repararlos hará que sea mucho más fácil su mantenimiento y que siempre funcione en óptimas condiciones

La vida se ha hecho más fácil en relación a las tareas del hogar con los avances tecnológicos y con los electrodomésticos que se encuentran habitualmente en todas las casas. La lavadora, por ejemplo, significó un gran avance al no tener que volver a lavar la ropa mano, al igual que ocurre con el lavavajillas. En este artículo se van a ver cuáles son las averías más frecuentes del lavaplatos y dónde se pueden encontrar los repuestos, cómodamente online, para recibirlos en casa y poder proceder a su reparación.

Las averías más frecuentes de los lavavajillas

Es importante conocer los aparatos con los que contamos en la vivienda, sobre todo aquellos que hacen que la vida diaria sea mucho más fácil, para aplicarles el mantenimiento necesario y poderlos reparar sin muchas dificultades cuando hace falta. Para ello, lo primordial es contar con un buen proveedor de repuestos, como Electrotodo, todo un referente en su campo.

No importa cuál sea la avería, es posible encontrar todos los Recambios lavavajillas en Electrotodo para solucionar cualquier percance con este aparato. Este electrodoméstico se ha vuelto imprescindible para ahorrar tiempo y dinero, sobre todo en las familias numerosas, por lo que conviene tenerlo siempre a punto. En Electrotodo, cuentan con más de 35 años de experiencia en el sector y, en el servicio de atención al cliente, sus expertos asesoran a los usuarios sobre cualquier duda que puedan tener.

Cuando se localiza la avería en uno de estos aparatos, a veces, es posible solucionarla por uno mismo, en otras ocasiones, en cambio, habrá que llamar forzosamente a un técnico para que revise el lavavajillas. Sin embargo, lo que siempre se necesitará es un lugar de confianza donde localizar todas las piezas que sean necesarias para la reparación.

En este caso, se trata de Electrotodo, pues solo distribuyen recambios de calidad originales de las primeras marcas: bombas, ruedas y soportes, interruptores de puertas, juntas de puerta, otras piezas de puerta, válvulas de entrada, cestos y cestillos de cubiertos, descalcificación, dosificadores de detergente, filtros, electroválvula de lavavajillas, tubos, mandos, piezas eléctricas de reparación, piezas mecánicas de reparación, termostatos…

Ahora sí, aquí están las averías más frecuentes del lavavajillas. Algunas tienen fácil arreglo y cualquiera las puede llevar a cabo, otras necesitan un poco de más destreza y las más difíciles requerirán de ayuda profesional. 

El lavavajillas no desagua

Esta es una de las averías más frecuentes y ocurre porque el agua se queda al fondo del aparato. Los motivos habituales por los que esto sucede son la manguera doblada o un atasco en las tuberías. Lo más habitual es que se solucione con tan solo sustituir el tubo del desagüe por uno nuevo.

El lavavajillas no lava bien

Esta avería suele ocurrir cuando el lavavajillas no se llena de agua. El problema puede darse, de nuevo, porque la manguera esté doblada o porque el filtro de entrada del agua esté sucio u obstruido. Se debe revisar la manguera y el filtro y consultar con los profesionales para que den las instrucciones adecuadas de lo que se debe hacer.

La pastilla de detergente no se disuelve

Cuando se acaba el ciclo de lavado y la pastilla no se ha disuelto completamente, puede deberse a tres motivos fundamentales. El primer, que no se esté usando la pastilla adecuada, el segundo, que el cajetín no se abre con facilidad y, el tercero, que las aspas tengan los orificios obstruidos.

Se debe observar si el lavavajillas funciona correctamente, si el nivel de agua es el adecuado, ver que el aspa no roce ningún utensilio, como tenedor, platos… Si aparentemente todo está correcto, se debe recurrir de nuevo a los expertos, pues la avería puede ser más grave.

Exceso consumo de sal

Los motivos por los que los lavavajillas consumen demasiada sal son que el dosificador esté dañado, que el tapón de la sal no cierre bien o que la placa electrónica esté dañada. En estos casos, la ayuda de un técnico será vital para localizar dónde se encuentra el problema.

El lavavajillas no se enciende

Si el lavavajillas no se enciende, lo primero que se ha de comprobar es el fusible de la instalación y que el grifo de agua esté abierto. Si todo está correcto, se procederá a comprobar que la manguera de agua no esté obstruida. En caso de estarlo, tan solo habrá que sustituirla. SI no es así, habrá que llamar a un técnico para que haga una revisión a fondo.