Ventajas de los insertos roscados para plásticos AMTEC

0

Los insertos roscados juegan un papel fundamental en la unión de muchas piezas metálicas, plásticas y de madera, y en industrias tan diferentes como la ebanistería, la fabricación de mecanismos de seguridad de coches o carcasas de productos de climatización. Su importancia es vital para garantizar la seguridad y durabilidad de cada uno de los productos donde están instalados.

Los insertos roscados de metal que se utilizan en productos fabricados en plásticos tienen una importancia trascendental. Gracias a ellos se produce la fijación y la estabilidad de muchos productos y ensamblajes, sin sacrificar su cohesión como piezas y sus atributos técnicos.

Sin embargo, los insertos roscados convencionales, que se colocan durante la fabricación de los productos plásticos y que requieren de varios procesos para su instalación correcta, encarecen el proceso de fabricación de elementos, que precisamente por el hecho de fabricarse en un material tan ventajoso, durable y liviano como el plástico, cada fabricante pretende ahorrar lo máximo posible en los procesos de fabricación. Es ahí donde los insertos roscados que utilizan la tecnología AMTEC tienen incidencia.

¿Qué es AMTEC?

After Moulding Technology, abreviado AMTEC y que hace referencia a los insertos metálicos que se pueden ensamblar después del moldeo, es una tecnología que utiliza métodos de fijación e instalación que no dañan la estructura de plástico, metal o madera, de los productos ya ensamblados.

Así, este tipo de insertos metálicos roscados -que son una sustitución natural para los tornillos autorroscables-, se pueden utilizar en cualquier pieza termoplástica, termoendurecible, plásticos con refuerzos de fibra de carbono (CFRP) o plásticos con refuerzos de otras fibras (FRP), siendo una tecnología pionera y con utilización en diferentes industrias, desde la fabricación de coches hasta la impresión 3D.

¿Cuáles son las ventajas asociadas a la utilización de insertos AMTEC?

Los insertos metálicos, aunque diminutos, tienen una importancia innegable en el funcionamiento correcto y seguro de muchos productos de utilización diaria, desde los asientos en el transporte público hasta el mobiliario de oficina, pasando también por electrodomésticos y equipos de refrigeración empresarial, por ejemplo.

Los insertos metálicos para instalación después del moldeo han representado una evolución necesaria para la industria manufacturera, porque permiten a las empresas y fábricas de todo tipo, ahorrar costes y disminuir los procesos de fabricación de productos.

Estructuras más sólidas

Otros métodos de inserción de moldes para roscas y tornillos generan tensión sobre la estructura, sin importar el material de la misma. Los insertos metálicos que utilizan la tecnología AMTEC no requieren de crear tensión, por lo que los riesgos de roturas, fisuras o relajación, son prácticamente nulos.

Esto ocurre gracias a que su instalación se produce en ciclos de inyección muy cortos, que pueden ser desde 10 a 3 segundos, dependiendo del tipo de inserto metálico.

Reducción de costes de fabricación de piezas

Además de una mejora notable en la calidad y terminación de todos los productos, sobre todo de plástico, los costes de fabricación de cada pieza se disminuyen en gran medida, gracias a la eliminación de uno de los principales procesos durante el ensamblaje de piezas: la configuración de los espacios físicos para la colocación de tornillos autorroscantes, y también, la propia colocación de estos elementos.

Con los insertos roscados de tecnología AMTEC se eliminan esos pasos intermedios, pudiendo realizar piezas y moldes completos en mucho menos tiempo, pero también con una generación de estrés muy reducido en las máquinas, lo que representa menos mantenimiento y mayor eficiencia en la utilización de las materias primas, lo que también incidirá positivamente en los recursos económicos utilizados.

Los insertos roscados para plásticos tienen múltiples aplicaciones. Además, pueden ser colocados por ultrasonidos, por calor, por expansión, por autorroscado, por maquinarias especializadas, razón por la que no sólo representan una alternativa a los tornillos autorroscables, sino que también aportan una gran cantidad de posibilidades, un hecho que unido al aumento de la producción y la calidad de los productos acabados, es tenido en cuenta por cada vez más empresas y fábricas de distintos sectores, porque actualmente muchos productos no son posibles sin la utilización del plástico, y este último, siempre gana enteros en durabilidad cuando utiliza los insertos de mayor calidad.