La aromaterapia: más que una técnica de relajación

0

Sin duda la aromaterapia se encuentra en un momento esplendoroso: podemos encontrar aceites esenciales y aromas en casi cualquier rincón, desde productos cosméticos hasta limpiadores para la casa, que presumen de las bondades de las esencias naturales.

Esto ha hecho que consideremos la aromaterapia como eficaz, aunque sólo sea, habitualmente, en dos aspectos básicos: como relajante y para aromatizar.

Si bien estas dos funciones son totalmente reales y fácilmente comprobables, la aromaterapia es mucho más que esto.  Civilizaciones antiguas como la Egipcia ya utilizaban los perfumes (totalmente naturales en esa época) como ayuda para la parte más emocional y energética del ser humano.  Y no sólo eso, sino que eran totalmente conscientes del impacto de las esencias naturales en nuestro organismo, ayudando en muchos casos a recuperar la salud de quien las usa.

¿Cómo funciona la aromaterapia?

Aunque encontramos referencia al uso de los aceites esenciales desde las civilizaciones más antiguas, la tecnología y las investigaciones más modernas son las que nos han revelado el mecanismo que actúa en nuestro organismo para conseguir los efectos más notables para nuestra salud.

El francés René M. Gatteffossé es considerado el responsable del nacimiento de la aromaterapia moderna, al poder constatar en su propio cuerpo cómo el aceite esencial de lavanda pudo ayudarle a recuperar una grave quemadura.  Poco después, lanzó el libro llamado “Aromathérapie”, donde muestra los resultados de sus investicaciones y experiencias.

De esta forma, hoy sabemos que los aceites esenciales contienen una amplia variedad de moléculas o principios activos, que confieren a cada esencia unas propiedades terapéuticas demostrables.  Por ejemplo, aquellos aceites esenciales, como el eucalipto, que contienen una molécula llamada “cineol”, son útiles como antioxidantes o como ayuda para el sistema respiratorio, entre otras funciones beneficiosas.

La quinta esencia

No somos sólo físico.  Hay una parte mental, emocional y energética que, a veces, es más difícil de medir, pero que tiene un gran impacto en nuestro bienestar.  Los antiguos alquimistas consideraban que, al extraer un aceite esencial de una planta, no sólo obtenemos sus propiedades más preciadas, si no su espíritu, su alma, su “quintaesencia”.

Así, cuando utilizamos la aromaterapia, podemos sentir como su impacto va mucho más allá de la parte física, relajante o simplemente aromática.  Percibimos como “remueve” sentimientos y sensaciones de una forma profunda y difícil de ignorar.

¿Cómo aprender aromaterapia?

Si te encantan los aromas, eres una de esas personas que huelen todo antes de comerlo, seguro que te apasionará aprender aromaterapia.  Para ello, cada vez hay más opciones, así que sólo debes fijarte en que sean profesionales altamente preparados para enseñarte, y que la formación abarque aquellos temas que realmente te interesan.  Afortunadamente, ahora también podrás encontrar cursos de aromaterapia online que te servirán para aprender a tu ritmo, y que disfrutarás enormemente si, mientras estudias, puedes disfrutar del impacto de los aceites esenciales en la tranquilidad de tu propia casa, sin prisas ni presiones, donde podrás sacar la quinta esencia de la aromaterapia.

Cuéntanos en los comentarios tus experiencias o dudas con la aromaterapia!