El PSOE pide menos cemento y más zonas verdes en la ciudad de Málaga

El portavoz socialista, Daniel Pérez, ha señalado “que los barrios con menos recursos, infraestructuras e inversiones son los que cuentan con menor cantidad de estas áreas de esparcimiento”

0

El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Daniel Pérez, ha pedido al equipo de gobierno local “que aumente la cantidad de zonas verdes en la ciudad, que abandone su predilección por el cemento y que piense en los barrios que cuentan con menos áreas de esparcimiento”.

Durante una rueda de prensa en compañía de la viceportavoz socialista, Begoña Medina, en los terrenos de la antigua Campsa, en Juan XXIII entre los distritos de Cruz de Humilladero y Carretera de Cádiz, Pérez ha recriminado al alcalde de Francisco de la Torre “que durante los 25 años de gobierno del Partido Popular ha aumentado la brecha económica y social ha en los barrios obreros, que son aquellos que presenta un mayor déficit de zonas verdes”.

Daniel Pérez ha manifestado que “un claro ejemplo de esta desigualdad son los terrenos de Repsol, entre las dos zonas más densamente pobladas de Europa, donde en lugar de apostar por un gran parque, habrá más cemento, más polución y más tráfico”. El líder socialista ha recordado que la capital “es uno de los municipios de la provincia de Málaga con más hormigón, puesto que sólo cuenta con el 1,3 por ciento de su superficie destinada a parques y jardines”, un índice que desciende mucho en barrios muy poblados como La Luz, Cruz de Humilladero, La Paz o Dos Hermanas. “La Málaga abandonada necesita menos cemento y más zonas verdes para poder respirar y conciliar, no pisar más alquitrán”, ha añadido el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento.

Pérez ha pedido que en la totalidad de los 177.000 metros cuadrados de los terrenos de Juan XXIII, donde se ubicaban los bidones de Repsol, tiene que haber un gran parque central, porque así lo demandan los vecinos de Cruz de Humilladero y de Carretera de Cádiz, la zona más densamente poblada de nuestro país y de Europa”. Para el líder socialista, “este lugar debería servir para el disfrute ciudadano, en un espacio urbano ya de por sí masificado y con poca presencia de zonas verdes, donde el actual equipo de gobierno, en lugar de realizar un proyecto sostenible, ha decidido apostar nuevamente por más cemento y una mayor presencia de tráfico rodado en la zona”. Hay que señalar que esta zona es una de las que presenta mayor contaminación en sus medidores, relacionándose directamente con la calidad de vida de sus ciudadanos.

Por su parte, la viceportavoz socialista Begoña Medina ha manifestado que “la crisis sanitaria y el confinamiento que hemos mantenido durante más de dos meses y medio nos ha demostrado la necesidad que tenemos como seres vivos de espacios abiertos y naturales en nuestra ciudad”. De hecho, “nuestra ciudad continua por debajo de la ratio mínima recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 10 metros cuadrados por habitante. Y mientras que la Unión Europea marca un mínimo de 15 metros cuadrados para cada ciudadano, nosotros no estamos en torno a los 7,67 metros por habitante”. El problema es que es una media, ya que este número de metros cae drásticamente en algunas zonas estando incluso por debajo de un metro cuadrado por habitante. “De hecho, si miramos el mapa, podemos observar que a menor renta per cápita, menor número de metros cuadrados, lo que se puede interpretar de manera obvia como que este ayuntamiento invierte menos en zonas verdes en los barrios con menos ingresos”.

Por eso, Medina ha pedido que el parque donde se encontraban los antiguos bidones de Repsol “sea un gran parque, porque los vecinos que han convivido durante décadas con el almacenamiento de hidrocarburos necesitan que su entorno se oxigene por la acción de los árboles”.

Corredor verde y fondos europeos

La viceportavoz socialista, a su vez concejala de Sostenibilidad Medioambiental, ha pedido al Ayuntamiento que se sume a la nueva Estrategia de la Unión Europea en materia de Biodiversidad para 2030, con el objetivo de “proteger la naturaleza, invertir la degradación de los ecosistemas y urgir a la recuperación ecológica para prevenir la aparición y propagación de enfermedades futuras tras la pandemia”.

“Hay una partida muy importante de más de 20 millones de euros para todos aquellos ayuntamientos que desarrollen medidas urgentes para crear bosques, parques y jardines urbanos, biodiversos y accesibles, así como calles arboladas y prados urbanos”. Medina ha exigido a Francisco de la Torre “que no deje escapar esta oportunidad para sacar adelante un parque urbano en Juan XXIII y todas las zonas verdes que le faltan a la ciudad de Málaga”, ha sentenciado la edil socialista.