Las mascarillas que nos acompañan en el día a día

El uso de las mascarillas se hará obligatorio en espacios cerrados y en la calle cuando no se pueda garantizar una distancia mínima de dos metros entre personas

0

Las mascarillas van siendo las protagonistas de nuestro día a día y lo van a ser cada vez mas. Su uso se hará obligatorio en espacios cerrados y en la calle cuando no se pueda garantizar una distancia mínima de dos metros, pero su eficacia sólo está garantizada si se usan y conservan de forma correcta.

Estas son algunas de las claves para garantizar su buen uso:

¿Qué mascarilla necesito?

  • Personas sanas: mascarillas higiénicas.
  • Personas con síntomas o asintomáticas, pero positivas en COVID-19: mascarillas quirúrgicas.
  • Personas en contacto con contagiados o positivos por COVID-19: mascarillas EPI.
  • Niños: niños y niñas sanos a partir de 3 años deben usar mascarillas higiénicas acordes a cada rango de edad. Existen tres tallas entre los 3 y los 12 años. Es importante que un adulto supervise la colocación, el uso y la retirada de las mascarillas.
  • Niños y niñas positivos por COVID-19, con síntomas o asintomáticos positivos deben usar preferentemente mascarillas quirúrgicas o higiénicas con especificación UNE.
  • Población vulnerable: deben seguir la recomendación de su médico.

¿En qué me debo fijar al comprar una mascarilla?

Mascarillas higiénicas: Suelen estar compuestas por una o varias capas de material textil y pueden ser reutilizables o de un solo uso.

Si son reutilizables, el fabricante indicará cómo lavarla y el número máximo de lavados. A partir de ahí, no se garantiza la eficacia de la mascarilla.

Las no reutilizables deben ser eliminadas después de su uso recomendado y, por cuestiones de comodidad e higiene, se suele recomendar no usar durante más de 4 horas. En caso de que se humedezca o se deteriore, es recomendable sustituirla por otra.

Mascarillas quirúrgicas: pueden tener fecha de caducidad y deben venderse empaquetadas. Sólo las farmacias pueden venderlas individualmente sin envasar.

Estas mascarillas están diseñadas para filtrar el aire exhalado y su misión es proteger a quienes están a tu alrededor, evitando la dispersión vírica al estornudar, toser o hablar.

Deben tener un mecanismo que permita ceñirla estrechamente sobre nariz, boca y barbilla. Su duración depende de cada fabricante, pero debe cambiarse cuando se note húmeda o sucia. Por cuestiones de comodidad e higiene, se suele recomendar no usar la mascarilla durante más de 4 horas.

En su etiquetado debe figurar el marcado CE, que asegura que el producto cumple con la legislación, la referencia a la norma UNE EN 14683, que asegura el cumplimiento de un estándar de calidad y si es tipo I o II (estas últimas pueden ser también resistentes a salpicaduras de sangre y otros líquidos biológicos).

Mascarillas EPI: se venden en farmacias, establecimientos especializados y grandes superficies.

Este tipo de mascarillas son Equipos de Protección Individual (EPI) y se recomiendan fundamentalmente para profesionales porque crear una barrera entre un riesgo potencial y el usuario. También pueden estar recomendadas para grupos vulnerables.

Filtran el aire inhalado evitando la entrada de partículas contaminantes y, según su eficacia, pueden ser de tres tipos: FFP1, FFP2, y FFP3.

Para la protección contra la COVID-19 se recomienda el uso de mascarillas EPI FFP2.

En el etiquetado debe figurar el marcado CE, seguido de cuatro números que asegura que el producto cumple con la legislación, la referencia a la norma UNE EN-149, que asegura el cumplimiento de un estándar de calidad, el marcaje NR (indica que el producto es no reutilizable) y el marcaje R (reutilizable), el tipo de mascarilla (FFP1, FFP2, y FFP3) y el filtro (P1, P2 y P3).

¿Cómo se coloca una mascarilla?

  • Antes, lavar las manos durante 40-60 segundos.
  • Tocar sólo las gomas de la mascarilla.
  •  Ponerla sobre la nariz y boca, asegurando que no quedan grandes espacios entre la cara y la mascarilla.
  • Pasar las bandas elásticas por detrás de las orejas.
  • Pellizcar la pinza nasal para ajustara bien a la nariz.
  • Evitar tocar la parte exterior de la mascarilla y, de hacerlo, lavar las manos antes y después.
  • Antes de quitar la mascarilla, lavar las manos.
  • Retirarla tocando sólo las bandas elásticas.
  • Para desecharla, introducirla en una bolsa de plástico, echarla cerrada en la basura y lavar las manos después.
  • (Con información de Cadena Ser)