Málaga pasa a la Fase 1 de la desescalada

Corona Virus

0
Fotos: Carlos Arthur Photography / Malagaldia
La provincia consigue progresar en la desescalada, en lo que supone una relajación de las normas de confinamiento y la reapertura, limitada, de los negocios hosteleros y pequeño comercios
Málaga está ya en la Fase 1 de la desescalada. Una semana después de que se aprobaran las primeras autorizaciones, la provincia ha avanzado de fase y, por tanto, de una mayor relajación de las normas de confinamiento. Málaga se suma así al resto de provincias andaluzas que ya estaban en esa fase, ya que el viernes pasado se quedó fuera de la desescalada junto a Granada.

El director del Centro de Coordinación de Emergencias de Sanidad, Fernando Simón, ha confirmado prácticamente nada más comenzar la rueda de prensa de la tarde de este viernes la noticia que muchos sectores en Málaga estaban esperando, ya que la provincia deja la Fase 0 de la desescalada y avanza a la Fase 1. Esto supone que se podrán realizar las primeras reuniones de familiares y amigos, siempre que no se supere la decena de personas, además de permitir la reapertura de terrazas de bares, comercios y la celebración de cultos religiosos y actividades culturales, aunque limitadas en el aforo.

Ya la semana pasada Fernando Simón aventuró la posibilidad de que Málaga y Granada pasaran de fase esta semana. La contención de los contagios, pese a los malos datos del jueves, y la disponibilidad de camas hospitalarias y de UCI suficientes ante un posible rebrote, han permitido ir avanzando en el proceso.

Entre los efectos más inmediatos está la posibilidad de hacer reuniones de familiares y amigos de hasta 10 personas y que los bares y restaurantes empiecen a aliviar su precaria situación tras más de dos meses sin apenas facturar. Las terrazas se podrán abrir a partir del lunes, aunque con muchas medidas de seguridad y restricciones, ya que no se podrá superar el 50% del aforo y con una distancia entre las mesas de dos metros.

Los mercadillos volverán a las calles, aunque con menos capacidad y se permitirá la apertura de bibliotecas, museos y de iglesias, siempre con el aforo limitado y normas de seguridad para reducir el riesgo de contagio. Los pequeños comercios podrán abrir, limitando la entrada al local, y se podrán retomar las producciones audiovisuales.

Carlos Arthur Photography