Hablamos con Alejandro Lorente: “la población alemana cree en la medicina natural”

0

Entrevistamos a Alejandro Lorente, Heilpraktiker (Especialista en Medicina Natural por el Estado alemán con potestades médicas) para que nos cuente como está pasando este confinamiento por covid 19 y su opinión sobre el singular momento actual.

Alejandro Lorente se define como un “humanista de la medicina”. Para él, todo lo que ayude a la persona a curarse es medicina. Nació en Madrid, pero tiene su residencia en Berlín y es profesor de medicina china, auriculoterapia, reflexología, reiki, ha hecho una síntesis de diversas disciplinas y hasta ahora ha escrito 7 libros. En “La vuelta al cuerpo en 40 puntos” (Edaf) ofrece una guía de digitopuntura y medicina china para mejorar la salud y aliviar dolores.

  • ¿En qué situación te encuentras en este momento? 

Estoy en Berlín. En realidad, debería estar impartiendo cursos y asistiendo a congresos en Perú y Colombia. Pero al final, esta situación me ha tocado en mi ciudad, que es bastante agradable, y en un país que cuenta con un sistema sanitario que funciona, entre otras cosas porque ha habido menos recortes que en otros países. Cada país toma sus medidas y será más adelante cuando sabremos, a toro pasado, cuáles han sido las más efectivas.  

  • ¿De qué modo afrontas tu confinamiento? ¿Qué lecturas, publicaciones y/u otras actividades llevas a cabo?

En Alemania se han tomado medidas de distanciamiento social, pero la gente puede salir a la calle desde el principio.  Estoy aprovechando la situación para terminar mi nuevo libro, que inicié antes de la Covid 19 y que tiene que ver con los “Salvadores compulsivos”. Intento apoyar a mis lectores, pacientes y seguidores a través de las redes sociales y algunos artículos. También estoy preparando varios webinars. 

  • ¿Cómo te imaginas el escenario a medio y largo plazo y cuales crees que serán las consecuencias en lo social, económico, político, etc.?

Creo que ahora nos encontramos en pleno río revuelto. No creo que esta pandemia vaya a cambiar todo para mal, ni tampoco para bien. Lo que sí creo es que el nivel de conciencia de la gente va a aumentar bastante. Están habiendo bastantes fake news de uno y otro lado, lo que hace difícil un análisis sereno. Los propios especialistas no se ponen de acuerdo en cosas básicas del tipo: ¿Son necesarias las mascarillas? Hace poco más de un mes la opinión científica era un rotundo no, y ahora la comunidad científica dice rotundamente que sí. 

Por eso me preocupa que se tomen medidas precipitadas, a salto de mata, como imponer una vacuna universal obligatoria. Un día dicen que hacen falta años para su desarrollo, y al día siguiente que esta vacuna estará lista dentro de unos meses, que incluso se pueden saltar ciertas fases en su desarrollo. Es bastante inquietante. Yo personalmente no estoy en contra de las vacunas, en general, pero creo que es fundamental valorar el coste-beneficio. Nadie pensará que se tiene que vacunar de las múltiples vacunas existentes en la actualidad para prevenirlo todo, sería absurdo.  Si a ti te muerde mañana un perro rabioso y te contagia el virus, te diría que te vacunes de inmediato, porque de lo contrario la probabilidad de que te mueras es del 100%. Pero ahora la situación es diferente. Las autopsias están mostrando que la inmensa mayoría de la gente que está muriendo tenía enfermedades previas graves, además de una edad avanzada. No entiendo por qué tendría que vacunarse todo el mundo y no la población de riesgo, como es habitual para prevenir la gripe estacional. En mi humilde opinión, debería ser opcional. Es necesario un debate profundo sobre los pros y los contras. Cualquier voz mínimamente crítica es tachada de teoría conspiratoria. El diario alemán Tagespiegel advertía hace unos días del peligro que suponía para la democracia el hecho de que cualquier voz crítica sea tachada de conspiranoica.

Me temo que la democracia puede correr cierto peligro. Investigadores estadounidenses aseguran que la mal llamada gripe española de 1918 influyó en el advenimiento de los nazis. Estos escenarios apocalípticos son ideales para los populismos. Y por desgracia, también para los negocios sucios con la salud. El miedo es un caldo de cultivo ideal.

4) Comentarios y conclusiones

Desearía que la OMS deje de ser financiada por entidades privadas, que como es natural siguen el dictado de sus propios intereses. Deseo de corazón que vuelva a ser lo que fue hasta hace 20 años. Su labor en la erradicación del tabaquismo, por ejemplo, ha sido fundamental.

¿Te imaginas que el Ministerio de Sanidad español lo financiara una bebida refrescante o una empresa farmacéutica? Sería inaceptable, ¿verdad? Pues yo espero que la OMS sea financiada exclusivamente por los estados, y sus consejos recuperen la credibilidad que siempre tuvieron, y el carácter vinculante que no debieron perder. 

Es necesaria, más que nunca, una sanidad universal. Debería recuperarse el sentido de una medicina social. En la década de los 80 la propia OMS determinó que la situación social de los países era determinante en la salud de sus ciudadanos. La higiene es fundamental, como lo es también una situación económica y social que te permita vivir una vida digna. Todo ello es apostar por la salud.

En Alemania, el gobierno inyectó en cuestión de días una millonada de euros, que permiten a la gente aguantar al menos el temporal durante los primeros meses y mirar al futuro con cierto optimismo, dentro de la desesperación de muchos. Y esto también es importante para la salud mental y emocional de las personas. 

Se ha hablado constantemente del sistema inmune, y yo creo que la sobre medicación y la comida basura no ayudan en absoluto. Muchos niños no aprenden desde pequeños a comer frutas y verduras. Dicen que no les gustan. Pero es como la televisión basura, ofrece a las personas una programación más equilibrada y ya verás como mucha gente la apreciará. Además, la cultura del miedo no ayuda en absoluto. Pienso que es inmunodepresora. Como lo es la tendencia cainita que por desgracia sigue imperando en España. Ojalá recuperemos el espíritu de la transición, pues pienso que un ambiente hostil como el actual pone aún más enfermas a las personas. Si mejoramos las condiciones habitacionales de la gente, si promovemos más el ejercicio y una comida saludable nuestra calidad de vida también mejorará. 

Desde hace tiempo hay una campaña muy fuerte contra la medicina natural en países como España. Ahora en Alemania hay también sectores que presionan para eliminar la figura del Heilpraktiker (Especialista en Medicina Natural).  Va a ser difícil que tengan éxito, ya que un porcentaje enorme de la población alemana cree en la medicina natural, y renunciar a ella seguramente colapsaría el sistema sanitario.

 La Medicina china, por ejemplo, que yo también practico, ha demostrado en numerosos estudios su validez para fortalecer el sistema inmune y aliviar muchas dolencias. Creo, y en esto coincido con muchos colegas y médicos, en la medicina integrativa. Todo lo que ayude a mejorar nuestra salud será bien recibido. 

También es bueno que la gente se ha dado cuenta de lo importante que son las caricias para sobrevivir. Va a haber muchas separaciones con la Covid 19, pero también se van a fortalecer muchos lazos entre amigos y familiares. 

Mi padre decía que le daba pena toda esa gente con un alto nivel de vida no vivida. En este sentido, la conciencia es vida.