Denuncias ante la construcción de un mega parque fotovoltáico de 1.000 hectáreas al sur de el Torcal

Los vecinos han hecho un llamamiento a la ciudadanía contra “este atropello medioambiental. Es incompatible ser Patrimonio Mundial de la Unesco y estar a su vez rodeados de un desierto por especulación financiera irresponsable”.

0

Ahumada y los vecinos entiende que el enclave no es el más adecuado para el proyecto de un fondo de capital riesgo

Izquierda Unida hace una apuesta decidida por las energías renovables, pero no a costa de la vida de las personas, ha señalado esta mañana el coordinador de la coalición y parlamentario de Adelante Andalucía, Guzmán Ahumada, en referencia al macroproyecto de un fondo de capital de riesgo, para la implantación de un parque fotovoltaico de una extensión de 1.000 hectáreas en el sur de El Torcal , en Antequera.

El dirigente político ha mantenido un encuentro con la plataforma de vecinos El Sur del Torcal, que han denunciado esta operación especulativa en una zona de actividad agropecuaria, turismo rural y grado importante de naturaleza y donde se genera unos 200 millones de euros año.

Los vecinos están alarmados por este desembarco y aseguran que no tienen colaboración por parte de las administraciones, ni siquiera para conocer el grado de legalidad que ya tiene el proyecto. Aseguran que la zona en la que el fondo de inversión y sus subsidiarias pretenden implantar “su desierto de cristal” está bien lejos de ser el enclave lógico para este tipo de instalaciones (zonas desertificadas, campos de tiro, o zonas sin actividad económica o con muy baja densidad poblacional). El mega parque fotovoltaico se pondría en una zona que a día de hoy cuenta con: 315 casas rurales, 4 hoteles, un camping, 40 establecimientos hosteleros, 2.180 personas dedicadas a turismo residencial y 30.500 cabezas de caprino, 5.900 cabezas de ovino , 440 cabezas de bovino, seis almacenes de cereales o tres queserías.

 Ahumada se ha comprometido a presentar diversas iniciativas en el Parlamento Andaluz, donde interpelará a los titulares de las consejerías de Industria y Economía sobre esta cuestión. “Hemos reclamado en diversas ocasiones a la Junta de Andalucía que apueste por las energías renovables para acabar con la dependencia de las eléctricas y apueste por el empleo verde, pero eso es una cosa y otro es ir contra el patrimonio y la economía de una zona tan asentada como ésta”.

El parlamentario de Adelante Andalucía recuerda que hasta la crisis, el urbanismo era el refugio de la especulación y los denominados pelotazos, pero que el interés se ha redirigido ahora a las energías renovables, que deben servir para preserva vida y no para destruirla. “Este tipo de proyectos funcionan de hecho como monopolios, de manera que tampoco permite a personas a título individual a vender su energía sobrante.

El líder de IU cree que es necesario dejar clara la postura de la administración regional porque los afectados “somos todos”. Añade que este tipo de instalaciones en áreas que hayan sido ya dañadas por la acción irresponsable del hombre o el cambio climático, como destaca la Comisión Europea y el megaproyecto está muy lejos de instalarse en estos lugares.

Por su parte, los vecinos han hecho un llamamiento a la ciudadanía contra “este atropello medioambiental. Es incompatible ser Patrimonio Mundial de la Unesco y estar a su vez rodeados de un desierto por especulación financiera irresponsable”.