La NASA anuncia el descubrimiento de un planeta del tamaño de la Tierra

0

Se llama «TOI 700 d» y está a 100 años luz de distancia.

La NASA, el departamento espacial estadounidense, anunció el lunes 06 el descubrimiento de un planeta del tamaño de la Tierra, que orbita alrededor de una estrella a una distancia que hace posible la existencia de agua, en una zona identificada como habitable.

El planeta fue nombrado como «TOI 700 d» y está relativamente cerca de la Tierra, a 100 años luz de distancia, informó el departamento.

El descubrimiento fue hecho por el satélite TESS «diseñado y lanzado específicamente para encontrar planetas del tamaño de la Tierra y que orbitan alrededor de estrellas cercanas», explicó el director de la División de Astrofísica de la NASA, Paul Hertz.

Otros planetas similares fueron descubiertos antes, principalmente por el antiguo telescopio espacial Kepler, pero éste es el primero de TESS, lanzado en 2018.

TESS descubrió tres planetas que orbitan alrededor de una estrella. Estos son denominados como «TOI 700 b», «c» y «d». Sólo la «d» está en la llamada zona habitable. Es casi del tamaño de la Tierra (20% más grande) circula la estrella en 37 días y recibe el 86% correspondiente a la energía proporcionada por el Sol a la Tierra.

Los investigadores generaron modelos basados en el tamaño y tipo de la estrella para predecir la composición de la atmósfera y la temperatura de la superficie.

Según la NASA, una de las simulaciones  indicó un planeta cubierto por océanos, con «una atmósfera densa dominada por el dióxido de carbono, similar a la apariencia de Marte cuando era joven, según las suposiciones de los científicos».

Una de las caras de este planeta siempre está orientada hacia su estrella, como es el caso de la Luna con la Tierra. Un fenómeno denominado rotación sincrónica. Según este modelo, esa cara estaría constantemente cubierta de nubes.

Otra simulación prevé una versión de la Tierra sin océanos, en la que los vientos soplarían desde el lado oculto hacia la cara iluminada.

Varios astrónomos están ahora observando el planeta con otros instrumentos, tratando de obtener nuevos datos que pueden corresponder a uno de los modelos proporcionados por la NASA.