“Berta no murió, somos miles”

0

Las mujeres en Honduras mantienen  una lucha constante para poder ser tomadas en cuenta en las decisiones populares, el empoderamiento femenino está en su apogeo y el machismo está cesando de a poco.

La educación ha sido históricamente  solo para los hombres, rara vez una niña era enviada a la  escuela, donde pasaban su vida en  casa haciendo tortillas de maíz, que no debe faltar en las mesas hondureñas y laborando en lo doméstico.

Pero hay algunas que nacieron con una mentalidad progresista y este paradigma no vale, y una de los antecedentes es La Huelga Bananera de 1954, donde las mujeres lograron ejercer el sufragio por primera vez y poco a poco van teniendo más participación en la vida pública del país.

Una de ellas fue la ambientalista Berta Cáceres , de origen lenca, uno de los grupos étnicos de Honduras y defensora de los derechos humanos, y también protectora de dichos grupos, a través de organizaciones de derechos humanos, gestores de la defensa de sus territorios como  (COPINH) consejo cívico de organizaciones populares e indígenas de Honduras.

Ella, desde hace 20 años había defendido los derechos de los más desfavorecidos del país, los grupos indígenas, ella fue co- fundadora del (COPINH) y desde esa plataforma organizó sendas campañas en contra de proyectos millonarios que violaban los derechos de libre determinación de comunidades locales indígenas.

Se enfrentó pacíficamente y a medida derrotó a transnacionales madereras y a empresarios que la materia prima era lo primero, antes que “la vida natural”,  con su valentía y el apoyo de sus compañeros de lucha, logró desbaratar varios grupos explotadores de los recursos naturales.

El hecho de  lo que hacen estas mujeres debe motivarnos a todos “los habitantes del mundo”, para lograr la igualdad social y de una forma pacífica, hacer más cosas en su nombre y reprochar la indiferencia desmedida de varios gobiernos que han regido los destinos de Honduras.

Es importante resaltar el perfil público que mantienen muchos defensores de derechos humanos, como Berta lo mantuvo y por eso se le dio muerte e igual a periodistas, que en Honduras hay una tasa alta de asesinatos a los profesionales de la comunicación, donde el 43% de dichos asesinatos ha sucedido en el gobierno del actual presidente Juan Orlando Hernández.

El 3 de mayo del año 2,016 hombres armados irrumpieron el domicilio de Berta Cáceres y le asesinaron, porque ella no dejó que  se robaran  el bienestar del ecosistema, pero causó en el corazón de hondureños un sentido de pertenencia, que defendamos nuestros derechos como ciudadanos y como seres humanos, pero desde la no violencia, que este debe ser el lenguaje universal, no pagar sangre por sangre, sino buscar plataformas diferentes como lo hizo Gandhi, Mandela y Martin Luther King.

Debemos reflexionar sobre la lucha y el empoderamiento femenino en favor de la mayoría, que tuvo ella, y saber que planeta tierra solo hay uno y no hay repuesto.