Funcionamiento de un motor de cuatro tiempos

0

Antes de ir a comprar un vehículo, es importante conocer un poco sobre ellos pues el vendedor nos tratará de enredar con términos que no conozcamos. Lamentablemente, muchas personas caen en el error de no preguntar por miedo a quedar avergonzadas. Pero con ayuda de https://automociononline.com/ podrás conocer uno de los aspectos principales de un coche: su motor. 

¿Qué es un motor de cuatro tiempos?

Se conoce que el creador del motor de cuatro tiempos fue Nikolaus Otto en 1867, es por ello que también se le conoce como motor Otto. Este se compone de una biela, un cilindro, un cigüeñal, dos válvulas al menos, una bujía y más elementos que hacen que el motor trabaje coordinadamente. 

Este tipo de motor se denomina así por su funcionamiento. Este es el predomina los motores que operan a base de gasolina y diesel. Lo que viene a significar es que el motor tiene un ciclo de combustión de cuatro tiempos o fases: admisión, compresión, explosión (también llamada ignición) y escape. 

El funcionamiento del motor de cuatro tiempos permite que la mezcla de gasolina y aire se transformen en movimiento y así ponemos en marcha el vehículo. 

Fases del motor de cuatro tiempos

A pesar de que el motor tiene muchos mecanismos importantes como el conjunto que forman el cigüeñal, la biela y el pisto, solo abordaremos las fases principales como parte de su funcionamiento. 

Fase de admisión

Para dar inicio a esta fase, el pistó se desplaza desde la zona superior del cilindro hacia abajo. Este proceso crea una depresión que va a facilitar que la mezcla creada de gasolina y aire entre a través de la válvula de admisión que se abre para tal fin. 

Fase de compresión

Una vez que el cilindro se llena con la mezcla, el pistón baja por este. Al llegar hasta la parta inferior de la válvula de admisión, este se cierra y sube por el cilindro se comprime la mezcla. De esa forma se ha preparado todo para dar paso a la siguiente fase. 

Fase de explosión

Antes de completar el camino de regreso del pistón hacia arriba, se produce una chispa eléctrica. Esta se encarga de incendiar la mezcla comprimida y empujar de nuevo el pistón hacia abajo. Vale mencionar que este es el único momento cuando el motor producirá energía mecánica. 

Fase de escape

El pistó ha descendido por completo a través del cilindro y ha llegado de nuevo al punto inferior, así que es hora de volver a iniciar el proceso de subir. Entonces, la válvula de escape se abre y deja salir todos los gases que han sido quemados en la fase de explosión. Será el propio pistón el encargado de empujar tales elementos hacia afuera. 

Ahora bien, para que se complete la fase, el pistón deberá subir y bajar cuatro veces mientras que el cigüeñal ha completado dos vueltas. De allí surge el nombre de motor de cuatro tiempos. Sin embargo, solo se produce energía suficiente para andar el motor en el primero de los cuatro recorridos que hace el pistón. 

Mejoras en el motor de cuatro tiempos

Con el tiempo se han perfeccionado los mecanismos encargados de controlar la admisión, así como la cantidad de combustible que entra al motor. En primera instancia se experimentó con el tiempo de apertura de las válvulas que son las que se encargan de admitir y expulsar los gases por el escape. Gracias a esto, se obtuvo el cruce de válvulas (cuando las válvulas de admisión y el escape coinciden en su apertura). 

Posteriormente se intentó iniciar la combustión antes de que el pistón llegara a la parte superior de su recorrido. De esa forma se buscó mejorar la combustión de la mezcla. Más adelante, se incorpora un compresor capaz de soportar más volumen de combustible en un mismo espacio. Por último, se experimentó con varias configuraciones y válvulas en la culata. 

Ahora, el mecanismo incorpora un sistema de distribución que modifica el tiempo que permanecen las válvulas abiertas de acuerdo a las revoluciones que maneje el motor. Por eso, se ha desarrollado un mecanismo que cambia los muelles por un sistema mecánico que se asegura que las válvulas se cierren. 

A pesar de todos estos cambios, el ciclo es el mismo, aunque la velocidad sea mayor que hace 150 años cuando se puso en marcha por primera vez el ciclo Otto.