Seagram’s New York Hotel de nuevo en el corazón de Málaga del 6 al 17 de noviembre 

0



Advertisement
Hay gente que viviendo en Málaga toda la vida, no percibe la revolución que ha venido experimentando esta ciudad en los últimos años.

Lo curioso, como les pasa a miles de personas que viven en zonas turísticas, es que no valoras tu ciudad hasta que llega algún amigo extranjero y cumpliendo con el ritual de mostrar lo mejor de donde vives, lo paseas por los lugares que siempre te han gustado. 

Mi amigo Jhon, arribó a la ciudad un viernes de septiembre; hacía años que no lo veía y me dio una alegría inmensa su visita. Una vez instalado, fuimos a pasear por el centro de la ciudad y a organizarnos en su tiempo de estadía. 

Recorrimos Calle Larios, Pasaje Chinitas y todas las callejuelas del centro histórico, mientras nos poníamos al día de nuestras vidas; nos sentíamos cómodos, a pesar de que el cuerpo nos pedía una parada, y entonces Jhon me dijo: “vamos a acercarnos a un lugar, sé que tiene una ubicación estupenda para ver la catedral y el puerto”. 

Y para mi sorpresa me lleva al emblemático hotel Molina Lario donde se desarrollaba un evento en el que, tanto los visitantes como los que estaban alojados en el hotel, podían degustar los mejores cocktails de la marca Seagram’s Gin, la ginebra americana más icónica. 

De la mano de Seagram’s New York Hotel había llegado a Málaga, al mismo tiempo que mi amigo, toda la energía de la Gran Manzana, nos encontramos con un lugar de ensueño para los amantes de la capital del mundo por excelencia, de la ciudad que nunca duerme. 

Mi amigo Jhon sabía que la ginebra americana Seagram’s Gin, transportaba la esencia neoyorkina a las ciudades más importantes del mundo, llegando finalmente a la acogedora Málaga. 

Nos sentamos cerca de la piscina y Jhon pidió al camarero un brunch con el que sentí toda la magia de Broadway. Cambiamos los papeles, él se había convertido en mi anfitrión y se sentía como en casa y yo estaba extasiado con la música en directo de una estupenda banda de jazz, mi género musical preferido y el ritmo entraba por todos los poros de mi piel. Mi amigo Jhon me contó que Seagram’s Gin era su bebida favorita cuando, al finalizar la jornada de trabajo, se reunía con sus amigos. Me hizo probar los famosísimos cocktails del bar Leyenda, situado en Brooklyn, cuyo fundador es de origen latinoamericano, probamos un par de ellos de lo más originales y sabrosos. 

Yo estaba disfrutando de la compañía de mi amigo y de su entusiasmo al poder compartir conmigo un pedazo de su vida cotidiana en New York, dentro de mi querida Málaga. 

A fin de septiembre, mi amigo partió para América de nuevo, pero yo tengo la suerte, junto a todos los que viven en Málaga, de poder zambullirme de nuevo en esa experiencia que nos ofreció Seagram’s New York Hotel, ya que este mes de noviembre del día 6 al 17, vuelve a suceder la magia de estar en la Gran Manzana, sin salir de Málaga. No me lo pienso perder, ¿y Tú?