Adelante Málaga exige garantías para el servicio de cocina del Albergue Municipal y sus trabajadoras

La empresa, Dulcinea Nutrición, cuyo presidente es Ardid Martínez Bordiú (bisnieto de Franco) adeuda dos nóminas a la plantilla de trabajadoras.

0

La resolución  del contrato con la actual empresa llegar tarde  y mal

El portavoz del grupo municipal de Adelante Málaga,  Eduardo Zorrilla, ha dicho no entender la relación que tiene el equipo de gobierno con la empresa que gestiona la cocina del Albergue Municipal para haberla mantenido tanto tiempo a pesar de los numerosos incumplimientos.

La empresa, Dulcinea Nutrición, cuyo presidente es Ardid Martínez Bordiú (bisnieto de Franco) adeuda dos nóminas a la plantilla de trabajadoras y ha dejado sin suministro la cocina y, por lo tanto, el servicio que presta, según han narrado ellas mismas.

Zorrilla y los concejales Nicolás Sguiglia y Paqui Macías han ofrecido esta mañana una rueda de prensa ante el Albergue acompañados de la plantilla para mostrar su solidaridad con las trabajadoras y denunciar  la pésima gestión de la sociedad. “Es famosa en el país por sus numerosos impagos y pésima gestión, a pesar de que Dulcinea Nutrición facturó seis millones de euros en 2017 y se calcula que en 2018 superó los 10 millones, fruto de los nuevos contratos que ha conseguido la empresa para hacerse con los servicios de alimentación en diversas administraciones públicas”, recuerda Sguiglia.

Poco antes de comenzar el encuentro con los medios de comunicación, el equipo de gobierno emitía un comunicado anunciando que iniciaba el expediente resolución del contrato con esta empresa, algo que a juicio del concejal de la coalición entre Izquierda Unida y Podemos ha llegado “tarde y mal”, ya que no se garantiza el pago de esos atrasos, ni el futuro de la plantilla. “La empresa Dulcinea acumula decenas de conflictos laborales y denuncias por impagos en los numerosos contratos que tiene con distintas administraciones públicas, recibiendo denuncias similares a la de Málaga en San Roque, Ceuta, varios cuarteles militares e incluso en Moncloa, donde ha sido denunciada por los camareros de la residencia presidencial”, explicó Sguiglia.

Recientemente, la empresa se hizo famosa al salir en el programa de Alberto Chicote, donde se denunciaba la comida en mal estado, incluso con la presencia de gusanos, que servían en los cuarteles militares .

Eduardo Zorrilla ha exigido al alcalde que garantice el cobro de las nóminas que el servicio se remunicipalice. En caso de que vuelva a ser privatizado, se reclaman garantías a la nueva empresa para que no vuelva a ocurrir lo mismo y que de continuidad a las trabajadoras, que se han preocupado del servicio a pesar de que ni Dulcinea ni el área de Servicios Sociales les ha hecho casos en todo este tiempo.