Una de las bases para que un comercio logre prestigio es que sus productos sean de la mejor calidad posible y que su servicio sea el más esmerado, si esto se consigue con éxito, cada comensal comienza a ser el mejor difusor del negocio de restauración que comienza andar, mas tarde y si esto se consolida el éxito está garantizado.

Por otra parte y si eres un apasionado por tu proyecto empresarial, abrirás el ojo mirando como hacen otros… o como lo han hecho antes, y de esa manera incorporar todo aquello que consideras que será tu sello de distinción. Ese aprender y saber hacer, es otra de las claves para que todo llegue a buen puerto, nunca te encierres en tu propia idea, mantén rumbo, pero aprende del entorno.

Los productos y servicios que expones al público son fundamentales, por lo que ahora pondremos la atención en la conducta del usuario satisfecho y que hace que su degustación y sus sensaciones mejoren… bueno aquí, nada mejor que ponerse en el lugar y recordar cuando uno hace ese tipo de recomendaciones.

Comer en un sitio para nada famoso y encontrarnos con un plato de escándalo, buenísimo, abundante y en su justa medida para nosotros, inevitablemente siempre, y digo siempre, lo hemos comentado con nuestros familiares, amigos, etc… Y la sorpresa es aún mayor… sencillamente cuando uno no lo espera… de ahí que el descubrimiento de un lugar con encanto logra la mayor difusión de sus descubridores. Otras veces nos ha pasado exactamente lo contrario, lugares que entran por los ojos y que después su servicio o sus productos no se corresponden, en ese caso nuestra recomendación o nuestra difusión, o se neutraliza o es negativa.

Con lo comentado más arriba, creo que la clave del éxito está ligada a la fuerza de nuestro proyecto y a la buena atención de nuestros clientes/usuarios.

Otra cosa que me parece muy importante es la presentación de nuestros productos, la famosa “carta” o “menú”, porque es casi el ritual de acceso a lo que viene, a partir de ahí, la predisposición para nuestra elección, muchas cosas se ponen en marcha en ese momento, lo miramos atentamente… dejamos que las imágenes entren por nuestros ojos, activen nuestros sentidos y nos dejamos seducir con lo que nos sugiere… atendemos al precio y nuestras posibilidades, hacemos las piruetas correspondientes y decidimos para donde nos decantamos… Bien, que pasaría si logramos adelantar la exposición de nuestros productos y la gente desde casa… o desde su móvil revise la exposición de nuestros productos, creo que sencillamente podríamos llegar muchísimo más lejos que el espacio de nuestro establecimiento, además de asegurarnos un número de potenciales clientes.

Que hacer, el tradicional folleto o internet…

Sin menospreciar las tradiciones creo que por coste y por llegada a más gente hay que decantarse hoy por Internet (En este sentido las Redes Sociales están jugando un papel muy importante) y si además si el coste de ese marketing es gratis o a muy bajo precio, solo queda calcular nuestro tiempo de trabajo (que por cierto, también es un coste importante), hacer nuestros cálculos y probar, en este campo hay comentarios como para hacer un nuevo artículo porque las experiencias son de lo más variopintas.

Revisando lo dicho, me encontré con una plataforma que me llamó poderosamente la atención, no por el impacto visual, sino por lo que escondía detrás, un verdadero catálogo para la hostelería y además gratuito… ocioaldia.com.

La idea de sus creadores es la de una herramienta de marketing para publicar productos y servicios como si un anuncio clasificado se tratara, por ejemplo, me registro y genero mi perfil de empresa, ya está, estoy dentro como usuario, ahora creo mi primer anuncio, se me ocurre una buena foto de mi mejor plato, su precio… y si lo tengo de oferta lo destaco, sus características (aquí me esmero) y a volar en la red y llegar a miles…

Ventajas, primero gratis o a muy bajo coste, segundo, me permite publicar todos los anuncios que quiera, es decir puedo publicar hasta mi menú completo, por último a través de la plataforma llego muchísimo más lejos en las redes sociales porque me aprovecho de todos los usuarios de la plataforma además de mis propios seguidores en mis redes sociales.

Sin duda la idea me fascinó, porque igual que se puede dar respuesta a un negocio de restauración, se puede utilizar para cientos de productos y servicios distintos… Donde comer… Donde dormir… Donde salir… Donde comprar… son sus categorías principales, entonces tal como decía al principio, uno recomienda aquello que le resulta original, útil, accesible y que cree que puede cubrir lo que uno necesita.

Seguiremos buscando recursos útiles para un márketing inteligente, hasta la próxima.