Montañas

0

Algunas personas, después de haberse encontrado en una
situación difícil, lamentan no haber invertido su tiempo en
lo importante, por haber corrido siempre tras lo urgente.
Personas que se afanan en conseguir más ingresos, y en
cumplir mil obligaciones cada día, se dan cuenta en su
lecho de muerte, que no han conocido en profundidad a sus
hijos, o que han dejado por desarrollar una pasión que
tenían desde niños.
Para evitar lamentarnos de lo que no hemos hecho,
deberíamos trazar un mapa de prioridades, para evitar
perdernos en la travesía cotidiana. En esta hoja de ruta,
pondremos lo que debe ir en primer lugar, y el resto ya
encontrará acomodo en la batalla del día adía.
A menudo, lo más precioso e importante, lo tenemos tan
cerca que justamente no somos capaces de verlo.
Aspirando a cosas más grandes, tratamos de escalar alto
realizando un gran esfuerzo que nos desgasta y deja sin
aliento, para descubrir al final, que el campo de abajo es
mucho más bonito.La felicidad está en las pequeñas
cosas,no debemos buscarla en otra parte.