Málaga Ahora: El ineficaz modelo de los economatos no sirve para paliar las necesidades de las personas en exclusión social

Málaga Ahora propone otro modelo basado en bonos para compra de alimentos en mercados municipales y comercios de proximidad.

0
  • El modelo propuesto a inicios de legislatura por el PP y Cs, basado en bonos-restaurante, y el posterior de los economatos, no han servido para paliar las necesidades de las personas en exclusión social debido a su ineficacia, falta de optimización de recursos y de profesionalización y estigmatización de las usuarias.

  • Málaga Ahora propone otro modelo basado en bonos para compra de alimentos en mercados municipales y comercios de proximidad.

Cien mil euros empleó el gobierno municipal, por exigencias de Ciudadanos, su socio en esta legislatura, en la creación de bonos-restaurante destinados a «antiguas familias de clase media», como anunció el portavoz del grupo naranja.

El resultado, como se preveía, fue tan desastroso que pronto hubo que modificarlo, pues entre las inverosímiles condiciones para acceder a esa ayuda a la alimentación figuraba «tener carga de hipoteca o régimen de alquiler en la vivienda que habitan» y estar al corriente de todos sus pagos y obligaciones tributarias. En otras palabras, se exigía que una persona en riesgo de exclusión social hubiera priorizado cualquier pago antes que el de su propia alimentación y la de su familia, y además los bonos-restaurante, a razón de seis euros por miembro y comida, disparaba su precio.

Semejante dislate trató de corregirse con otra medida, la creación de economatos en algunos barrios. Las concejalas de Málaga Ahora han expuesto esta mañana por qué estos economatos tampoco han conseguido paliar las necesidades de las personas usuarias. En la moción que llevarán al pleno de la semana que viene se lee: «La mayoría de los economatos dependen por completo de las aportaciones del ayuntamiento», que en un parte nada despreciable se destina a pago de locales y nóminas, «por lo que cuando se extinguen los fondos de las convocatorias se ven obligados a cerrar, de manera que solo ofrecen un servicio intermitente».

Otro inconveniente es la compra de productos en grandes cadenas, sin un criterio claro, pero en ningún caso de productos frescos, por no mencionar que muchos economatos, que funcionan por el esfuerzo de muchas personas, solo mantienen horarios de apertura muy restringidos (a veces solo 4 horas a la semana). De esta forma, las colas, y la consecuente estigmatización, son frecuentes. Los requisitos para acceder a estos servicios se valoran en más ocasiones de las deseadas por personas no profesionales y sin criterios unificados, y ya se han detectado irregularidades en la justificación de las ayudas.

Las tres concejalas de la formación, que han querido reconocer públicamente la encomiable labor de las asociaciones que los gestionan, han manifestado que precisamente algunas de ellas son las que trasladan estas quejas.

No obstante, como se lee en la moción, «la garantía de los derechos básicos de la ciudadanía debe estar en manos públicas y gestionarse de la forma más eficaz y transparente posible. Es del todo lícito que desde las administraciones se apoyen iniciativas que están en marcha, pero no que se creen dispositivos privados para asumir servicios que deben prestarse desde este ayuntamiento, con personal cualificado y sometidos al control del pleno municipal».

Mercados municipales

La propuesta de Málaga Ahora pasa por apoyar a los colectivos que demuestren solvencia técnica y económica con algún tipo de ayuda en régimen de concurrencia competitiva. Propone que mediante un nuevo modelo de bonos o tarjetas el Ayuntamiento de Málaga permita la adquisición a precios reducidos de productos de primera necesidad en mercados municipales y comercios de proximidad. En palabras de Ysabel Torralbo, portavoz de Málaga Ahora, «tendría el efecto secundario de contribuir a revitalizar nuestros mercados». En cuanto al monto de las ayudas, como ha explicado su compañera Isabel Jiménez, «se calculará teniendo en cuenta los miembros de la familia y las situaciones particulares de cada unidad familiar, como número de menores, discapacidad, etc.».

Málaga Ahora propone incluso que se estudie otro tipo de servicios que puedan ofrecerse a precios bonificados, como transporte, equipamientos culturales y deportivos municipales. «Se trata de optimizar recursos para que con el mismo prepuesto las ayudas se extiendan a un mayor número de personas, cuando un tercio de nuestra población está en riesgo de exclusión social», ha remarcado Rosa Galindo, también concejala de la formación municipalista.