Málaga es la segunda de las grandes capitales españolas menos endeudada

0

El Ayuntamiento de Málaga ha reducido en 48 millones de euros su endeudamiento interanual, según los datos publicados por el Banco de España relativos a 30 de septiembre de 2018. Con esa reducción, Málaga se mantiene como la segunda de las grandes capitales españolas –con población superior a 500.000 habitantes– menos endeudada.

El importe de la deuda a fecha 30 de septiembre de 2018 era de 454 millones de euros –seis millones menos que el trimestre anterior– si se tienen en cuenta los datos relativos a vivienda. Sin tenerlos en cuenta, la deuda es de 370 millones, cinco menos que el trimestre precedente, han informado desde el Ayuntamiento a través de un comunicado.

A diferencia de lo que ocurre en otras ciudades, el importe de la deuda del Ayuntamiento de Málaga facilitado por el Banco de España incluye el dinero que el Consistorio pide prestado para la construcción de viviendas de protección oficial con destino a venta y alquiler; préstamos que en el primero de los casos son asumidos por los adjudicatarios de las VPO, a medida que se finaliza la construcción de éstas. Siendo, además la vivienda una competencia que corresponde a la Junta de Andalucía.

La reducción interanual de la deuda acumula ya 22 trimestres consecutivos. El nivel de endeudamiento municipal se sitúa por tanto por debajo del 110 por ciento máximo fijado por el Gobierno Central, en concreto, a 30 de septiembre del año 2018 era de 77,90 por ciento incluyendo la nueva operación de préstamo de 12 millones para financiar inversiones de este año 2018, lo que junto con el pago puntual a proveedores y la estabilidad presupuestaria hacen que el Consistorio cumpla los principios fundamentales de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

Por último, han señalado que de seguir la tendencia, para fin de año la estimación es que el índice de endeudamiento se reduzca por debajo del 75 por ciento, lo que supondría que ya no sería necesaria la solicitud de autorización a la Junta de Andalucía para nuevas operaciones de préstamos. Asimismo, el cumplimiento del Plan de Ajuste con dos años de antelación.